Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Rusia: Precintada la oficina de Amnistía Internacional en Moscú

© Amnesty International
Cuando el personal de la oficina de Amnistía Internacional en Moscú llegó a trabajar esta mañana se encontró la oficina inesperadamente precintada, con un aviso de las autoridades municipales en el que se advertía de la prohibición de entrar. En respuesta a esta medida, John Dalhuisen, director para Europa de Amnistía Internacional, ha declarado:
No sabemos qué ha hecho que las autoridades de Moscú impidan a nuestro personal el acceso a nuestra oficina; ha sido una sorpresa desagradable que hemos recibido sin previo aviso.
John Dalhuisen

“Dado el clima actual para la sociedad civil en Rusia, hay sin duda un número indefinido de explicaciones plausibles, pero es demasiado pronto para sacar conclusiones. Estamos trabajando para resolver la situación con la mayor rapidez posible y confiamos en que haya una simple explicación administrativa a este revés para nuestro trabajo.”

“Estamos totalmente seguros de haber cumplido todas nuestras obligaciones como arrendatarios.”

El breve aviso puesto en la oficina de la organización en el centro de Moscú —que está alquilada directamente a las autoridades municipales— decía que el edificio era “propiedad de un ayuntamiento de la Federación Rusa” y que no podía entrar nadie sin ir acompañado de un funcionario municipal. Las cerraduras y el sistema de alarma habían sido retirados y el suministro eléctrico estaba aparentemente cortado.

El personal de Amnistía Internacional llamó al número de teléfono que figuraba en el aviso de las autoridades municipales para tratar de resolver la situación, sin recibir respuesta. Actualmente están tratando de concertar una reunión con las autoridades municipales.

Contigo somos independientes

Amnistía Internacional lo forman personas que defienden una humanidad justa y libre alrededor del mundo. Personas como tú, que creen en nuestro trabajo. Por eso, si tú también defiendes los derechos humanos, te necesitamos para seguir siendo independientes. Puedes hacerlo desde aquí en menos de un minuto, con cuotas a partir de 4 € al mes.

Nos mantenemos firmes con nuestros principios: no aceptamos ni una sola subvención de ningún gobierno, ni donaciones de partidos políticos.

Haz posible nuestra independencia.