Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Papúa Nueva Guinea se compromete a eliminar la violencia de género

En 2009, Amnistía Internacional investigó las circunstancias de los desalojos forzosos de Porgera, Western Highlands. © AI

Amnistía Internacional acoge con satisfacción que el gobierno de Papúa Nueva Guinea se haya mostrado de acuerdo con la recomendación de eliminar la violencia de género al objeto de garantizar el acceso de las mujeres a alojamientos de emergencia, servicios de salud, apoyo psicosocial y asesoramiento jurídico. También se congratula de que el gobierno garantice la capacitación de los profesionales a la hora de atender a las sobrevivientes de violencia de género.

 

La organización instó al gobierno de Papúa Nueva Guinea a que revise la legislación sobre brujería y sobre los homicidios relacionados con brujería para garantizar que los responsables sean puestos a disposición judicial. En este país se atribuye, a veces a brujería, la muerte o enfermedad repentinas o inexplicables de una persona, y se puede llegar a matar al presunto responsable. Las mujeres corren mayor riesgo de ser acusdas de brujería, especialmente si sufren VIH/sida.


Amnistía Internacional también instó al gobierno de Papúa Nueva Guinea a que investigue los desalojos forzosos de Porgera y lamentó que hayan rechazado la recomendación de confirmar la moratoria de facto sobre las ejecuciones con miras a la abolición total de la pena de muerte.


Más información: El 2 de febrero de 2010, Amnistía Internacional publicó su informe Derechos minados: Desalojos forzosos y brutalidad policial en los alrededores de la mina de oro de Porgera, Papúa Nueva Guinea, en el que se documenta la violencia policial y los desalojos forzosos a los que la policía sometió a las familias que viven junto a la mina aurífera de Porgera.