Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Los candidatos electorales deben trabajar para acabar con la anarquía y garantizar el Estado de derecho

Los candidatos al Consejo Legislativo palestino deben crear mecanismos capaces de establecer el Estado de derecho en la Franja de Gaza y en las zonas de Cisjordania bajo la jurisdicción de la Autoridad Palestina, donde la violencia entre la población palestina ha alcanzado cotas sin precedentes, según Amnistía Internacional.

 

En una carta abierta enviada la víspera de las elecciones legislativas palestinas previstas para el 25 de enero, Amnistía Internacional instaba a los candidatos a situar los derechos humanos en la cabecera de su programa. La organización pedía  a los candidatos que hicieran propuestas concretas para acabar con la violencia entre facciones y la impunidad, y que se comprometieran a promulgar leyes para administrar justicia entre la población palestina.

 

“Los candidatos deben comprometerse a exigir responsabilidades tanto al ejecutivo de la Autoridad Palestina como a los grupos armados, responsables también del nivel creciente de anarquía y abusos contra los derechos humanos” ha manifestado Amnistía Internacional.

 

La violencia ha seguido creciendo en espiral en el último año, en medio de una ausencia total del Estado de derecho, mientras grupos armados y familias, facciones y clanes poderosos llevan a cabo ajustes de cuentas y se disputan el poder político y económico.

 

Cientos de personas palestinas han resultado muertas y heridas en ataques y enfrentamientos armados entre grupos rivales y también como consecuencia de la utilización cada vez más frecuente e irresponsable de armas de fuego y explosivos en zonas residenciales densamente pobladas. Además, los grupos armados –la mayoría vinculados a Fatah, partido gobernante– han secuestrado a decenas de palestinos y a varios periodistas y trabajadores de ayuda humanitaria extranjeros para reivindicar ofertas de empleo, la reforma de las instituciones palestinas y la liberación de detenidos.

 

“Las víctimas no tienen forma de obtener justicia, ya que las instituciones judiciales y de seguridad palestinas no pueden o no están dispuestas a hacer justicia con los miembros de los grupos políticos armados y los clanes y familias influyentes que cometen semejantes ataques. Esta situación es inaceptable y entraña un gran peligro” ha manifestado Amnistía Internacional.

 

Varias décadas de ocupación militar israelí, sumadas a los frecuentes ataques de Israel contra instalaciones de seguridad de la Autoridad Palestina y los bloqueos militares en torno a ciudades y pueblos palestinos, han obstaculizado el funcionamiento de las instituciones de la Autoridad Palestina, han paralizado la economía palestina y han contribuido al deterioro de la seguridad interna del territorio palestino.


 
"Con todo, esto no exime de responsabilidad a la Autoridad Palestina y a las facciones políticas y grupos armados respecto al aumento de la violencia y de la anarquía. La Autoridad Palestina y sus instituciones, principalmente el Consejo Legislativo, deben hacer frente a estos graves problemas con carácter urgente” ha asegurado Amnistía Internacional.

 

“Es preciso tomar medidas urgentes para acabar con la cultura de impunidad que se ha ido consolidando en los últimos años, mientras las autoridades palestinas no investigaban ni llevaban ante los tribunales a los responsables de homicidios de civiles, secuestros y otras violaciones graves de derechos humanos.”

 

No se debe permitir que los autores e instigadores de tales delitos, incluidos los miembros de las propias fuerzas de seguridad palestinas y de grupos armados vinculados al partido gobernante, Fatah, crean que están por encima de la ley. Es preciso que se adopten medidas para reforzar el sistema judicial, establecer la independencia de los jueces y aumentar las competencias de los tribunales. 

 

“Los candidatos al Parlamento deben asumir el compromiso de garantizar que los homicidios, secuestros, torturas y otros abusos se investigan y los responsables de tales delitos comparecen ante los tribunales” afirma Amnistía Internacional.

 

También es necesario reformar las leyes palestinas que garantizan a las mujeres menos derechos y protección que a los hombres.

 

“Además del sufrimiento que han tenido que soportar como consecuencia de varias décadas de ocupación y conflicto con Israel, las mujeres palestinas también han sido víctimas de homicidio o de abusos y actos violentos a manos de varones de su familia por causa del “honor familiar”, y se ven perjudicadas por leyes y prácticas que institucionalizan la desigualdad y la discriminación contra ellas, privándolas de derechos fundamentales” ha manifestado la organización de derechos humanos.

 

Amnistía Internacional ha pedido a los candidatos al Parlamento que condenen los asesinatos y otros abusos cometidos contra las mujeres en nombre del “honor”, y les ha instado a trabajar para reformar las leyes que discriminan a las mujeres.