Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Día Internacional para la Eliminación de la Discriminación Racial

La discriminación en todas sus formas sigue siendo una realidad que afecta a millones de personas

La organización pide a la Presidencia española de la UE que impulse la adopción de la Directiva Europea por la No Discriminación y la Igualdad de Trato que los 27 están negociando

Madrid.- En el Día Internacional de la Eliminación de la Discriminación Racial, Amnistía Internacional quiere denunciar que, si bien existen medidas en la UE para luchar contra la discriminación, millones de personas siguen sufriendo marginación por motivos de origen étnico, así como por su identidad sexual o de género, creencias religiosas, situación de discapacidad o por edad.

Con este objetivo, la organización realiza hoy un acto simbólico en la Puerta del Sol de Madrid, que se repetirá en al menos otras 15 localidades como Cáceres, Sevilla, Alicante, Palencia, La Palma o Barcelona, entre otras, durante próximas fechas.

Bajo el lema “Señálate contra la Discriminación”, Amnistía Internacional quiere llamar la atención sobre los numerosos casos de discriminación que se siguen denunciando en los Estados miembros y, por lo tanto, la urgente necesidad de que la UE adopte medidas concretas y eficaces para la lucha contra la discriminación en todas sus formas y la integración.

La organización también invita a firmar una ciberacción contra la discriminación accesible en www.actuaconamnistia.org y en su página de Facebook.

Hay millones de personas en Europa que continúan siendo víctimas de exclusión y pobreza, entre otros abusos de derechos humanos, a causa de su origen étnico como ocurre con la comunidad gitana; por su orientación sexual, como los homosexuales, los bisexuales, las lesbianas y las personas transgénero; y por motivos religiosos, como los musulmanes y judíos; entre otros colectivos. Contribuir a silenciar la discriminación con medidas políticas escasas o ineficaces, es algo que no se puede permitir la UE”, ha asegurado Esteban Beltrán, director de Amnistía Internacional en España.

Según el Eurobarómetro de 2008, el 62% por ciento de los europeos opina que la discriminación motivada por el origen étnico es generalizada; el 51% cree que es generalizada la discriminación motivada por la orientación sexual, el 45% opina que lo es la motivada por una discapacidad, el 42% por la religión y el 36% por el género.

No podemos olvidar que el principio de igualdad es uno de los valores constitutivos de la UE y señal de identidad en sus relaciones con otros Estados. Además, con la entrada en vigor del Tratado de Lisboa, los derechos humanos cobran una posición más fuerte en la UE que exige ya, con urgencia, medidas concretas para luchar contra la discriminación en todas sus formas”, continúa Beltrán.

La comunidad gitana: el colectivo más marginado en la UE

Con 12 millones de personas, la población gitana constituye la principal minoría de la Unión Europea y también la que más discriminación padece. Amnistía Internacional le ha pedido a la Presidencia española que, con motivo de la II Cumbre Europea sobre los Roma que se celebra del 8 y 9 de abril en Córdoba, adopte una declaración final que condene expresamente los ataques racistas que los gitanos sufren frecuentemente.

Además, los Estados miembros se deben comprometer a adoptar medidas para luchar contra la discriminación en ámbitos concretos como el acceso a la salud, la educación y la vivienda. Aunque la UE ha adoptado en los últimos años posicionamientos de condena a los ataques racistas y trato discriminatorio que sufre la comunidad gitana en los Estados miembros, es urgente dar un paso más firme. La Presidencia española puede hacerlo si promueve entre los 27 la elaboración de una “Estrategia Política Europea de Inclusión de los Romaníes”.

Como ejemplo de esta discriminación en el acceso al derecho a la educación, están la República Checa, Eslovenia y Eslovaquia. La marginación de los gitanos se ha perpetuado mediante su segregación en el sistema educativo de estos países,  donde los niños y niñas gitanos son sistemáticamente separados de los demás y enviados a escuelas especiales para niños con discapacidad mental. Según el European Roma Rights Centre y la Roma Education Fund el 80% de los alumnos de las escuelas especiales para niños con discapacidad de la República Checa son gitanos, cuando éstos no padecen ninguna discapacidad mental.

Otro claro ejemplo es el de Italia, donde el Plan de Vivienda presentado en julio de 2009 por las autoridades prevé la destrucción de más de 100 asentamientos gitanos  en Roma y la reubicación de unas 6.000 personas en 13 campamentos nuevos o ampliados que se ubican a las afueras de la capital italiana. Se calcula que la ejecución de este plan pueda dejar sin hogar a más de 1.000 personas de esta etnia.

Asimismo, Amnistía Internacional ha instado a la Presidencia española a promover acciones por el caso de Erzsébet Fodor y su familia, personas de etnia gitana que junto a 70 miembros más de su comunidad fueron desalojados por la fuerza en Rumanía en 2004 y todavía viven junto a una planta de filtrado de aguas residuales sin las condiciones de habitabilidad adecuadas.

Inmigrantes: preocupante tendencia a su criminalización en la UE
Amnistía Internacional ha reiterado su profunda preocupación por la asociación directa entre inmigración y seguridad que muestran muchas medidas y políticas de los Estados miembros, y de la UE, en la elaboración de su política común de inmigración y asilo. Del mismo modo, la organización ha denunciado los controles de identidad policial con sesgo racial que en los últimos años parecen haberse convertido en una práctica habitual en algunos países.

En España, Amnistía Internacional ha lamentado la reciente adopción de instrucciones a la Policía y Guardia Civil que favorecen la discriminación de las personas, especialmente de un colectivo especialmente vulnerable a sufrir abusos como el de los inmigrantes en situación administrativa irregular. Los controles de identidad a personas extranjeras por su apariencia física o la detención por hechos como no tener la documentación en regla han aumentado el clima de criminalización de la población inmigrante.

En Francia, por ejemplo, la conducta indebida por parte de la policía, incluidos los malos tratos, se produce básicamente en relación con personas a las que se percibe como extranjeras, y con la percepción  de que  pueden entrañar un riesgo mayor para la seguridad, o tener mas probabilidades de cometer delito. La discriminación también puede reforzar la impunidad para los agentes de policía responsables de infligir malos tratos a esas personas.

Por otro lado, los solicitantes de asilo y los trabajadores y trabajadoras inmigrantes han sido uno de los colectivos más castigados por estas actitudes xenófobas y racistas; máxime en un contexto de crisis económica. Con el fin de controlar y frenar  la llegada de inmigrantes en situación administrativa irregular, y en muchos casos solicitantes de asilo, se han introducido en Europa una serie de medidas que a menudo han dado lugar a graves violaciones de sus derechos humanos. Periodos prolongados de detención de los inmigrantes y, además, en instalaciones inadecuadas hasta que se tramita su expulsión; garantías considerablemente mermadas en el procedimiento de solicitud de asilo; o incumplimiento del principio de no-devolución cuando la persona, de ser devuelta, pueda sufrir torturas o malos tratos, entre otras violaciones a sus derechos.

Otros colectivos discriminados en la UE:

  • Discriminación por motivos religiosos: Hoy en día la manifestación del sentimiento antisemita es menos habitual que en el pasado, pero sigue extendido entre la opinión pública y no siempre recibe la enérgica respuesta que debe dársele. En cuanto a la islamofobia, los musulmanes europeos son blanco específico de una serie de medidas de seguridad destinadas aparentemente a luchar contra el terrorismo, que les afectan desproporcionadamente y a menudo han dado lugar a graves violaciones de derechos humanos. La aplicación de criterios étnicos ha llevado a que se dé el alto, registre y detenga a un número desproporcionado de musulmanes, casos de Reino Unido e Italia, entre otros.
  • Discriminación por Orientación Sexual: A pesar de los avances de los últimos decenios, homosexuales, lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero continúan sufriendo discriminación en Europa, en la ley y en la práctica. Pese a que en numerosos ámbitos existe la prohibición formal de la discriminación por razón de la orientación sexual, varios Estados continúan negándose a reconocer legalmente las relaciones entre personas del mismo sexo y a concederles derechos civiles igualitarios. Amnistía Internacional ha documentado violaciones del derecho a la libertad de expresión y reunión en algunos países del este de Europa, en donde se ha prohibido la celebración de los actos del Orgullo Gay o se ha permitido sin ofrecer la protección adecuada contra la irrupción violenta de grupos homofóbicos. Durante 2008 y el primer semestre de 2009, las autoridades prohibieron actos públicos en apoyo de las comunidades de lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero en Lituania.

 

La UE: la evidente necesidad de medidas más eficaces para luchar contra la discriminación
En el marco de la Presidencia española, Amnistía Internacional denuncia que las personas que sufren discriminación en la Unión Europea o bien no cuentan con una legislación eficaz que les proteja o cuando ésta existe, no está suficientemente desarrollada o falta voluntad por parte de los Estados miembros para implementarla correctamente.

Para revertir esta situación, la organización pide a la Presidencia española que:

  • Trabaje intensamente para avanzar en las negociaciones para la adopción de la Directiva Europea por la No Discriminación y la Igualdad de Trato. Esta  Directiva aborda la discriminación por razón de religión, opinión, edad, discapacidad u orientación sexual y, de aprobarse, sería un valioso complemento legal a la Directiva sobre Igualdad Racial de 2000. Sin embargo, la organización le pide a la Presidencia española que no rebaje, en ningún caso, los estándares de protección como consecuencia del duro proceso de negociación que atraviesa. Alemania ha manifestado abiertamente su oposición a la aprobación de esta Directiva que exige para su aprobación el voto por unanimidad de los 27 Estados miembros.  
  • Impulse firmemente la correcta  implementación de la Directiva sobre Igualdad Racial del año 2000. Según el último informe de la Agencia de Derechos Fundamentales de la UE de junio de 2009, es insuficiente la recogida de datos sobre incidentes y denuncias de índole racista por parte de los Estados miembros. En concreto, España está entre los 4 países – junto a República Checa, Luxemburgo y Polonia – que no disponen de organismos oficiales para la recogida de quejas. Esto provoca, invisibilidad frente al problema del racismo y muestra la desgana de los Estados a la hora de combatirlo.



Cómo puedes ayudar