Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

La decisión de no encarcelar a los 15 de Stansted, un alivio, pero insuficiente

Los 15 de Stansted. © Kristian Buus

Amnistía Internacional ha expresado su alivio por el hecho de que los 15 de Stansted no tendrán que pasar tiempo en prisión, pero ha reiterado su condena por la decisión de acusar a estos manifestantes en virtud de legislación relacionada con el terrorismo y por el impacto que su caso podría tener sobre el derecho de manifestación en Reino Unido.

Los “15 de Stansted” fueron juzgados en relación con su intento de impedir la deportación de un grupo de personas en el aeropuerto de Stansted en 2017. Estos 15 defensores y defensoras de los derechos humanos realizaron una acción directa no violenta para impedir la deportación de 60 personas en un vuelo chárter con destino a Ghana y Nigeria.

Sus acciones —que no dañaron a nadie en ningún momento— impidieron que el vuelo despegara. De las 60 personas que iban a ser deportadas, al menos a dos se les ha concedido desde entonces permiso para quedarse en Reino Unido, mientras que otras prosiguen con sus solicitudes.

En principio, los 15 de Stansted fueron acusados de violación de la propiedad con agravantes, pero cuatro meses después el cargo se cambió por “amenazar la seguridad en aeródromos”, un cargo grave relacionado con el terrorismo que se castiga con una pena máxima de cadena perpetua.

Antes del juicio, que comenzó en el Tribunal de la Corona de Chelmsford el año pasado, Amnistía escribió al director de la Fiscalía General de la Corona y al fiscal general para pedir que se retirara el cargo de “amenazar la seguridad en aeródromos”, y expresó su preocupación por considerar que era excesivo y que incluso podía haber sido presentado para disuadir a otros activistas de emprender acciones directas no violentas en defensa de los derechos humanos. Amnistía asistió todos los días a los procedimientos judiciales.

Kate Allen, directora de Amnistía Internacional Reino Unido, ha manifestado:

La decisión de no encarcelar a estos valientes defensores y defensoras de los derechos humanos es un alivio, pero insuficiente. Para empezar, nunca deberían haberse enfrentado a este gravísimo cargo relacionado con el terrorismo”.

“Siguen declarados culpables de un delito que sencillamente no encaja en sus acciones, y este juicio podría tener un peligroso efecto disuasorio sobre las protestas pacíficas en este país.”

“Confiamos en que el tribunal de apelación ponga rápidamente fin al angustioso suplicio que han soportado los 15 de Stansted durante casi dos años.”

El caso de los 15 de Stansted sigue una tendencia existente en toda Europa de gente que actúa en favor de personas migrantes y refugiadas y que, por sus actos de solidaridad, ha sufrido acoso, intimidación y criminalización.

Casi 12.000 simpatizantes de Amnistía han enviado a los 15 de Stansted mensajes de solidaridad.

La defensa de los 15 de Stansted ha presentado una apelación contra la declaración de culpabilidad, que se examinará en los próximos meses.