Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Dos años después, siguen matando a los niños

Desde febrero de 2003, casi 700 menores han sido asesinados o ejecutados extrajudicialmente

Londres.- Pese a la creación, hace dos años, de la Unidad Especial para la Investigación de Muertes Violentas de Niños, los crímenes cometidos por los asesinos de menores siguen sin castigo en Honduras, manifestó Amnistía Internacional el 6 de septiembre de 2004 al reanudar una campaña mundial para pedir que el gobierno hondureño ponga fin a la impunidad.

 

Desde febrero de 2003, casi 700 niños y jóvenes más han sido asesinados o ejecutados extrajudicialmente en el país.

 

Aunque la Unidad Especial ha hecho algunos avances en la investigación de un reducido número de casos, los resultados obtenidos siguen distando mucho de alcanzar los objetivos que se ha fijado. Desde su creación, sólo se ha ocupado de 400 de los más de 2.300 casos de asesinato de niños y jóvenes ocurridos desde enero de 1998. Únicamente 88 casos han sido remitidos a la Fiscalía General de la República, y apenas tres han culminado en la condena de los autores. Hasta la fecha, y a pesar de que el gobierno ha reconocido que en muchos de estos asesinatos han participado agentes de la policía, sólo dos policías han sido declarados culpables.

 

Las promesas del gobierno tampoco se han hecho realidad. Pese al anuncio, el año pasado, de que se iba a establecer un programa nacional para la protección de los individuos que prestaran declaración como testigos en actuaciones judiciales, hasta hoy no se ha creado ningún mecanismo adecuado para este fin. La protección de los testigos es de importancia primordial, ya que pueden ser intimidados para impedir que presten declaración contra los perpetradores.

 

En febrero de 2002, el hijo de Sara Sauceda Flores, Darwin, de 16 años, fue detenido y golpeado por un agente de policía, y lo mantuvieron recluido durante dos días. Un día después de quedar Darwin en libertad se encontró su cadáver, que presentaba señales de haber sido víctima de una ejecución sumaria. Sara Sauceda Flores ha sido intimidada y amenazada tras presentar denuncia contra los dos agentes que, según cree, asesinaron a su hijo. Nadie ha sido llevado ante los tribunales por este asesinato.

 

“Millares de niños hondureños se enfrentan a una suerte como la que sufrió Darwin. Las autoridades deben cumplir con su obligación de impedir los asesinatos de niños y jóvenes, castigar a sus autores y proteger a los testigos de los hechos. Es esencial que tanto la Unidad Especial como la Fiscalía General cuenten con suficientes recursos e independencia para realizar esta tarea y que el gobierno nombre jueces especiales encargados específicamente de ver este tipo de causas. -dice Amnistía Internacional-. El futuro del país depende de ello.”

 

Para más información, véase el documento titulado Honduras: Cero tolerancia… a la impunidad. Ejecuciones extrajudiciales de niños y jóvenes desde 1998, en la página http://web.amnesty.org/library/index/ESLAMR370012003.

 

Cómo puedes ayudar