Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Destacados grupos de defensa de los derechos piden a Obama que ponga fin a los procesos judiciales de Guantánamo contra niños soldados

Washington.– Cinco destacados grupos de defensa de los derechos humanos y de las libertades civiles entregaron una carta al presidente electo Barack Obama el 12 de enero de 2009 para pedirle que suspenda las comisiones militares de Guantánamo y garantice que el próximo juicio de Omar Khadr, canadiense de 22 años, no se celebra. La fecha fijada para el comienzo del juicio es el 26 de enero, seis días después de la investidura del presidente.

Está previsto que Khadr sea juzgado ante una de estas comisiones militares, ampliamente desacreditadas, por crímenes de guerra que presuntamente cometió cuando tenía 15 años de edad. Existe un amplio reconocimiento en todo el mundo de que el reclutamiento y uso de niños y niñas en conflictos armados constituye un grave abuso en sí mismo, que se refleja en el hecho de que ningún tribunal internacional ha procesado jamás a una persona menor de edad por crímenes de guerra.

Estos cinco grupos –la Unión Estadounidense para la Defensa de las Libertades Civiles, Amnistía Internacional, la Coalición para Acabar con la Utilización de Niños y Niñas Soldados, Human Rights First y Human Rights Watch– han pedido al presidente electo que retire los cargos formulados ante las comisiones militares contra Khadr y que, o bien disponga su repatriación a Canadá, o bien, si existen pruebas para respaldar las acusaciones, haga que lo juzguen ante un tribunal federal estadounidense de conformidad con las normas internacionales que garantizan un juicio justo y sobre justicia de menores.

Los cinco grupos solicitaron asimismo al presidente electo Obama que suspenda de inmediato el proceso pendiente contra Mohammed Jawad, afgano acusado igualmente ante las comisiones militares de delitos presuntamente cometidos cuando tenía 16 o 17 años. Un juez militar resolvió en dos ocasiones que las declaraciones efectuadas por Jawad tras su detención no eran admisibles ante un tribunal porque se habían obtenido mediante tortura. No obstante, el gobierno ha impugnado la decisión y el Tribunal de Revisión de las Comisiones Militares, con sede en Washington D.C., tiene previsto oír los argumentos el jueves 13 de enero.

 

 

 

Para más información, véase: