Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

El próximo jueves, vista de apelación de Fatima Usman y Ahmadu Ibrahim

Amnistía Internacional entrega un millón y medio de firmas para acabar con la pena de muerte en Nigeria

Madrid.- Amnistía Internacional ha entregado hoy un millón y medio de firmas en la embajada de Nigeria para pedir el fin de la pena de muerte en este país. Estas firmas se han recogido a través de la página web de www.amnistiapornigeria.org desde el pasado mes de febrero de 2004. La campaña continuará hasta que la pena de muerte se elimine de todos los sistemas penales que rigen en Nigeria, incluido el que se basa en la ley islámica sharia.

 

El próximo jueves 6 de mayo se celebra la vista de apelación del caso de Fatima Usman y Ahmadu Ibrahim, condenados en agosto de 2002 a morir por lapidación, tras ser acusados por un tribunal islámico en el estado de Níger (norte de Nigeria) de haber mantenido relaciones sexuales sin estar casados. En el primer juicio no contaron con asistencia letrada y ese es el argumento que ha utilizado la defensa para pedir una revisión del juicio. La vista de apelación se ha retrasado en varias ocasiones, la última, el pasado 21 de abril. Los dos acusados permanecieron en prisión desde su condena en agosto de 2002 hasta octubre del mismo año, pero actualmente se encuentran en libertad provisional. Amnistía Internacional ha confirmado que en esta ocasión los acusados cuentan con asistencia letrada.

 

Amnistía Internacional se opone a la imposición de la pena de muerte, tanto a hombres como a mujeres, en cualquier circunstancia. Se trata de una violación de derechos humanos fundamentales como el derecho a la vida y el derecho a no ser sometido a penas crueles, inhumanas o degradantes.

 

Ese mismo jueves 6 de mayo se celebra la primera reunión del Grupo Nacional de Estudio sobre la Pena de Muerte , que desde noviembre pasado está encargado de formular recomendaciones al Gobierno Federal respecto a la pena de muerte en Nigeria y tiene de plazo hasta junio de 2004.

 

Amnistía Internacional pide al Grupo de Estudio Nacional sobre la Pena de Muerte que recomiende al Gobierno federal la abolición de la pena de muerte en Nigeria para todos los delitos y la inmediata moratoria de las condenas a muerte que existen en la actualidad; más de 480 según la última investigación de la organización.

 

«La crueldad inherente a la pena de muerte y su carácter irrevocable, así como la ausencia de pruebas que demuestren que tiene un efecto disuasorio sobre la delincuencia violenta, significan que este castigo es una respuesta inadecuada e inadmisible a la comisión de delitos», añade la organización.

 

Información general

La pena de muerte sigue estando en vigor en la legislación nigeriana. La Constitución de la República Federal de Nigeria, de 1999, no prohíbe su aplicación. Según la información de que dispone Amnistía Internacional, los tribunales nigerianos han impuesto al menos 33 condenas de muerte desde 1999. Actualmente hay más de 480 personas en espera de ejecución en el país.

 

La pena capital puede imponerse tanto en el ámbito del sistema ordinario de justicia penal (el Código Penal y el Código Criminal) como en el del sistema de justicia basado en la ley islámica. El derecho penal ordinario permite imponer la pena de muerte a delitos comunes como el asesinato, el homicidio culposo, el robo y la traición. El cargo de homicidio culposo se formula en algunos casos, en aplicación del Código Penal, por delitos relacionados con el aborto, y se sabe que se aplica a las mujeres en forma desproporcionada.

 

Desde 1999, doce estados del norte de Nigeria han aprobado nuevas leyes penales basadas en el derecho islámico. En virtud de estas leyes, el ámbito de aplicación de la pena de muerte se ha extendido a delitos como el adulterio o zina , la violación, el incesto y la "sodomía", tal como los tipifican los códigos de la ley islámica.

 

En los últimos años han tenido especial relevancia internacional los casos de Safiya Hussaini y Amina Lawal, condenadas a morir por lapidación tras ser acusadas de cometer adulterio. La presión internacional ejercida por Amnistía Internacional y otros grupos de defensa de los derechos humanos contribuyó a su liberación y a generar una opinión mundial contraria a la pena de muerte. En la web www.amnistiapornigeria.org se recogieron casi 10 millones de firmas para pedir la erradicación de este castigo en Nigeria. Una vez resueltos estos casos, Amnistía Internacional ha continuado ejerciendo presión para acabar con la pena de muerte en este país y ha mantenido abierta la misma página web.

Cómo puedes ayudar