Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Agenda de Derechos Humanos para la próxima reunión de los gobiernos de España y Marruecos

Madrid.- Con motivo de la reunión de alto nivel que los gobiernos de Marruecos y España celebrarán los días 28 y 29 de septiembre en Córdoba y Sevilla, la Sección Española de Amnistía Internacional hace públicas sus preocupaciones en materia de derechos humanos para que se tengan en cuenta en el desarrollo de esta reunión. La organización ya ha enviado por carta estas preocupaciones al Presidente del Gobierno y al Ministro de Asuntos Exteriores de España.

 

Las preocupaciones de Amnistía Internacional en Marruecos son sobre Tortura, Legislación sobre seguridad, defensores de derechos humanos, pena de muerte, "desapariciones", derechos de la mujer, control migratorio entre España y Marruecos y repatriación de menores no acompañados.

 

Control migratorio entre España y Marruecos y repatriación de menores no acompañados

Cualquier medida de control migratorio debe respetar los derechos humanos. A Amnistía Internacional le preocupan enormemente las denuncias de malos tratos y uso excesivo de la fuerza a manos de agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad, tanto de Marruecos como de España; así como las expulsiones ilegales de inmigrantes que se producen en la frontera entre Ceuta, Melilla y Marruecos. Todas las denuncias deben investigarse con prontitud, exhaustividad, imparcialidad y eficacia por ambos gobiernos.

 

En cuanto a la repatriación de los menores no acompañados de origen marroquí, a la organización le preocupa que siga en vigor el Memorando de entendimiento entre Marruecos y España del 23 de diciembre de 2003. Cualquier medida que se adopte para la devolución de menores debe ajustarse plenamente a las obligaciones de ambos países para proteger y amparar a los menores de acuerdo a la Convención de Derechos del Niño.

 

Activistas de derechos humanos del Sáhara Occidental

En los últimos años, los activistas de los derechos humanos han sufrido represión por su labor, especialmente en el Sáhara Occidental. El ejemplo más reciente afecta a Aminatou Haidar, Ali Salem Tamek, Mohamed El Moutaouakil, Houssein Lidri, Brahim Noumria, Larbi Messaoud y H'mad Hammad, detenidos entre junio y agosto de 2005. Las siete personas mencionadas se dedican a documentar violaciones de derechos humanos en el Sáhara Occidental, incluidas las que se cometieron durante la actuación policial ante las manifestaciones con carga política celebradas en El Aaiún y varias ciudades de Marruecos y el Sáhara Occidental en mayo y junio. Las actividades consideradas ilegales parecían estar relacionadas exclusivamente con el hecho de ejercer su derecho a expresar de forma pacífica sus opiniones sobre la autodeterminación del pueblo saharaui y a difundir sus puntos de vista sobre cuestiones de derechos humanos.

 

Tortura

Desde 2002, se ha producido un aumento de las denuncias de tortura y malos tratos que afecta a supuestos islamistas detenidos por pertenencia a "bandas delictivas" o por su implicación en actos violentos. Otros colectivos, como los miembros de organizaciones de defensa de los derechos humanos y activistas saharauis también han sido víctimas de estos malos tratos.

 

Legislación sobre seguridad

En 2003 se aprobó un nueva ley para combatir el terrorismo, con una definición imprecisa de "terrorismo"; con una ampliación hasta 12 días del régimen de detención preventiva; con una restricción en el derecho a tener un abogado durante esos días; y con una ampliación del ámbito de aplicación de la pena de muerte.

 

Pena de muerte

Desde 1993 no se han llevado a cabo ejecuciones en Marruecos, pero la pena de muerte sigue vigente. A finales de 2003, se habían dictado al menos 16 condenas en virtud de la nueva ley para combatir el "terrorismo".

 

"Desapariciones"

Centenares de saharauis y marroquíes desaparecieron entre los años 60 y 90 del siglo pasado. Hombres, mujeres y niños de todas las capas sociales fueron detenidos en lugares secretos y fueron sometidos frecuentemente a torturas y malos tratos. Sus familias tienen derecho a conocer su situación y a recibir una compensación adecuada. La Comisión de Equidad y Reconciliación, establecida por las autoridades en enero de 2004 para investigar los casos de "desaparición" y detención arbitraria ocurridos entre 1956 y 1999, inició en diciembre una serie de vistas públicas que dan a supervivientes de esos hechos y a las familias de los "desaparecidos" la oportunidad de exponer sus casos. Se trata de un avance significativo, que puede contribuir a abordar las graves violaciones de los derechos humanos cometidas en el pasado. Sin embargo, los estatutos de la Comisión excluyen categóricamente la identificación de autores individuales y rechazan los procesamientos penales.

 

Derechos de la mujer

El Comité de Derechos Humanos de la ONU expresó en noviembre de 2004 su preocupación por el elevado número de casos de violencia doméstica contra las mujeres en Marruecos, confirmando así las conclusiones de las organizaciones locales de derechos humanos. Igualmente Marruecos no ha retirado sus reservas a los tratados internacionales que protegen los derechos de la mujer.