Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Steven Tendo. © Private

Blog

Cuando el activismo transforma la vida de las personas y las colma de felicidad

Por Amnistía Internacional,

Hoy es el día internacional de la felicidad y, por ello, queremos celebrar una excelente noticia: Steven Tendo, un pastor y solicitante de asilo de 35 años (detenido bajo custodia desde diciembre de 2018) ¡ha sido puesto en libertad! Steven Tendo llegó a Estados Unidos para solicitar asilo tras huir de la persecución y tortura en Uganda.

Steven Tendo

Todo comenzó cuando en 2012, a raíz de su campaña de derechos humanos, fue detenido por las fuerzas de seguridad y torturado brutalmente, hasta el punto de sufrir la amputación de dos dedos. Durante los años siguientes, fue detenido más de una decena de veces y sometido a a terribles abusos antes de verse obligado a huir de su país para salvar la vida. Poco antes de su huida, las fuerzas gubernamentales mataron a varios miembros de su familia.

Steven llegó a Estados Unidos en 2018 y fue detenido. Durante un largo periodo no recibió tratamiento para su diabetes y su salud se deterioró seriamente hasta el punto de quedarse ciego de un ojo. Afortunadamente, el activismo de Amnistía Internacional se puso en marcha y la presión colectiva logró que Steven empezara a recibir la atención médica que necesitaba. Con los cuidados adecuados recuperó gran parte de la visión del otro ojo y ahora puede leer con gafas.

Los activistas y las personas responsables del trabajo de incidencia globales continuaron hasta que, por fin, detuvieron su deportación inminente a Uganda y lograron su puesta en libertad. ¡Una gran noticia que demuestra cómo la fuerza de mucha gente logra cambiar la vida de las personas!

Steven Tendo

Steven Tendo. © Private

Steven Tendo ha querido compartir su felicidad a través de la siguiente carta:

QUÉ SE SIENTE AL SER LIBRE

La LIBERTAD es una parte de la vida que no tiene precio. La libertad suele pasar desapercibida hasta que te la quitan. Me siento como un recién nacido; es como si me hubieran introducido en un mundo totalmente nuevo. Viví a puerta cerrada, discriminada y restringida, sin privacidad, así como sin respeto y sin tener en cuenta mis preocupaciones por la tensión de las normas. Experimenté amenazas de deportación y mucho más. Pero despertarme una mañana libre fue como un sueño.

Recuerdo que mi primera noche en libertad, antes de irme a la cama, mi maravillosa madrina [la persona que le ha acogido en EEUU mientras se tramita su solicitud de asilo] Jennifer me preparó una cena con pescado fresco, así como verduras que no había visto en los últimos 28 meses. Solo esa comida estabilizó mis niveles de azúcar en sangre. Cuando dormí en la cama, me revolqué tres veces sin sentir el metal de las literas que teníamos en el centro de detención, ni siquiera caerme; me sentí como si ya estuviera en el cielo.

Esa primera noche, dormí como un bebé. Pero por la mañana temprano, a las 4:00, me levanté como de costumbre, listo para ir al médico y prepararme para ser contado, como era la rutina en el centro de detención. Me sorprendió ver que estaba solo en mi dormitorio privado, con una puerta. Cuando me di cuenta, ya me había lavado la cara y estaba completamente despierto. Volví a la cama y dormí en paz hasta las 9 de la mañana.

No puedo comparar la cantidad de calor y amor que he encontrado en la casa de Jennifer y la gente con la que trabaja, como Susan, Jim y Madeleine, por mencionar  a algunas personas. Cosas buenas suceden todos los días y simplemente bendigo al señor Dios por eso. No podía creer que incluso había olvidado cómo usar mi iPhone o incluso otros teléfonos inteligentes. La sensación de poder recibir una llamada telefónica es simplemente increíble.

He podido conectar con mi familia y mis amigos en Uganda. Hay mucha tensión en el país, y aumentan los asesinatos y secuestros ordenados por el gobierno, entre otras atrocidades.

Pero, al menos, puedo animarles, y hacerlo también con los miembros de los Ministerios ELOI. En general, soy libre y muy feliz.

Quiero dar un agradecimiento especial a: 
Jennifer Harbury
Amnistía Internacional
Tías y Abuelas Enojadas
Miembros del Congreso
Alianza del Puente de Haití
J. Fundación F. Kennedy
y muchas personas y organizaciones más

Contenidos relacionados