Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

EL VIRUS NO DISCRIMINA, LAS AUTORIDADES DE TURQUÍA SÍ: ¡LIBEREN A PRESOS Y PRESAS DE CONCIENCIA!

Retrato de Osman Cavala
Osman Cavala, activista preso
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 4.724 firmantes

Damos las gracias a las 4.724 personas que han sumado su firma a nuestra petición para que sean puestas en libertad las personas presas de conciencia en las cárceles de Turquía, las que están en prisión preventiva y otras especialmente vulnerables al COVID-19.

Desde Amnistía Internacional seguimos dando seguimiento a la evolución de la pandemia en las prisiones turcas y la respuesta de las autoridades.

Petición antes del cierre

Mientras la COVID-19 se extiende a un ritmo alarmante por Turquía, la vida de miles de personas presas y el personal penitenciario corren grave peligro en unas cárceles masificadas y faltas de higiene.

El 13 de abril, el Parlamento turco aprobó una ley que autoriza la liberación anticipada de hasta 90.000 reclusos. Pero precisamente no de quienes jamás deberían haber ido a prisión: periodistas, intelectuales, profesionales del derecho, miembros de la oposición política, personas defensoras de los derechos humanos...

Afortunadamente nuestro compañero Taner Kiliç, presidente honorario de AI Turquía, está a la espera de sentencia fuera de la cárcel. Pero muchos otros acusados de cargos similiares sí lo están, como el líder de la sociedad civil Osman Kavala o el periodista Ahmet Altan, que ha difundido este mensaje: "Si el virus entra las cárceles, se extenderá como un incendio en un bosque".

La cuestión es que el virus ya está en las cárceles. Según el Ministro de Justicia, ha provocado la muerte de tres presos, mientras que otros 17 reclusos y 79 funcionarios han dado positivo en los test.

¡Es urgente que sean liberadas las personas que nunca deberían haber ido a prisión! Hay un elevado número de personas encarceladas en aplicación de vagas leyes antiterroristas, a pesar de la absoluta falta de pruebas. Otras muchas están en prisión preventiva a la espera de juicio desde hace meses o años.

Actúa ya. Pide al ministro de Justicia Abdülhamit Gül la liberación de periodistas, defensores y defensoras de los derechos humanos y otras personas encarceladas por ejercer sus derechos, así como de las que están en prisión preventiva y de otras especialmente expuestas a contraer la COVID-19.