Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Turquía: Poner fin a la discriminación contra lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 1.454 firmantes

Petición antes del cierre

En este país lesbianas, gays, bisexuales y personas transgénero sufren discriminación por parte de funcionarios de los servicios de salud, en la educación, la vivienda y el lugar de trabajo. También son víctimas habituales de violencia ¡Actúa!

Esta acción ha finalizado (cerrada el 4 de abril de 2012). Agradecemos a todas las personas que, con su firma, han pedido a las autoridades de Turquía que no se continúe discriminando a las personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero. Amnistía Internacional continúa vigilando con atención la situación de estas personas en Turquía y seguirá  intentando que la legislación turca incluya protección para las personas que son discriminadas por su identidad de género o su orientación sexual. Tus firmas serán enviadas junto con las de miles de personas al gobierno turco.

Petición original:
Sólo en 2010, las asociaciones de personas lesbianas, gays, bisexuales y transgénero (LGBT) documentaron en Turquía 16 asesinatos presuntamente cometidos por motivos de orientación sexual o identidad de género. Muchos crímenes de odio no se denuncian, y cuando sí se hace, a menudo tales actos no se registran como delitos. Es habitual que el móvil del delito no se investigue. Es el caso de Ahmet Yýldýz, un hombre gay que murió por disparos el 15 de julio de 2008 a las puertas de su casa. En los meses previos a su muerte por disparos, Ahmet había recibido amenazas de violencia de familiares. Presentó una querella criminal contra su familia y pidió protección. Después del asesinato, trascendió que la denuncia no había sido investigada adecuadamente.

En Turquía, las personas LGBT sufren discriminación por parte de funcionarios de los servicios de salud, en la educación, la vivienda y el lugar de trabajo. Una de las consecuencias de esta discriminación es que, al no poder encontrar empleo, muchas mujeres transgénero se ven obligadas ejercer ilegalmente el sexo como profesión, actividad en la que son objeto de un hostigamiento adicional por parte de los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley con la imposición de multas arbitrarias, por ejemplo. Las que se oponen a esta práctica pueden ser objeto de amenazas y violencia por parte de dichos funcionarios.

Las declaraciones oficiales hechas por autoridades y funcionarios, así como su impacto en los medios de comunicación, alimentan una tolerancia oficial de la homofobia y la transfobia. Bajo este clima ni se pone el freno a la discriminación, violencia y acoso contra personas LGBT por parte de policías y militares ni se implementan medidas efectivas para prevenir e investigar supuestos crímenes de odio dirigidos contra personas en base a su orientación sexual o su identidad de género.

El nuevo gobierno turco ha prometido introducir una nueva constitución en la que se amplíe la protección de los derechos humanos, e igualmente está previsto que se lleve al parlamento una ley anti-discriminación. No obstante, si no existe suficiente presión, las demandas de igualdad de las personas LGBT se ignorarán una vez mas.

Pide al gobierno turco la no discriminación en base a la orientación sexual o a la identidad de género.