Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Siria: Las cifras de la vergüenza

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 41.462 firmantes

Petición antes del cierre

La mitad de la población ha tenido que abandonar sus casas en busca de refugio. España no puede mirar hacia otro lado. ¡Actúa!

Esta acción ha finalizado (19 de junio de 2015)

¡Muchas gracias a las más de 41.000 personas que habéis firmado esta petición!

Estamos ante la mayor crisis de refugiados de toda la historia. Es fundamental que los Estados miembros den respuesta a todas las necesidades de reasentamiento de las personas refugiadas. Para ello, es necesario que las cifras de los programas nacionales de reasentamiento existentes de los Estados miembros no desciendan y que las del programa de la UE se incrementen. En el caso de España, el Gobierno, desde el año 2013 a 2015, aprobó un total de 260 plazas, cifras que siguen siendo insuficientes.

En este sentido, Amnistía Internacional ha hecho llegar al Presidente del Gobierno, D. Mariano Rajoy, más de 41.000 firmas recogidas en la ciberacción “Siria, las cifras de la vergüenza” en la que la organización pide a las autoridades españolas que ofrezcan una respuesta adecuada a las personas que huyendo de Siria han buscado refugio en los países vecinos, ofreciendo un número mayor de plazas en el programa de reasentamiento y poniendo en práctica este programa de una manera digna.

Petición antes del cierre

Para un refugiado todo son dificultades.
Muchas malas personas dicen cosas de mí y me acosan.
Es una vida difícil que apenas puedo sobrellevar
”.
Yara, 23 años, refugiada en Líbano, madre de cuatro hijos, uno de ellos gravemente enfermo. Se enteró de que su marido fue asesinado en Siria al ver un vídeo en YouTube. Como mujer sin pareja, ha sido objeto de acoso sexual en Líbano.

Las cifras del horror en Siria son terribles. Alrededor de 200.000 personas han perdido la vida desde el comienzo del conflicto. Más de 11 millones, aproximadamente la mitad de la población del país, han tenido que abandonar sus casas en busca de refugio y 4 millones han huido a países vecinos; países como Líbano, Turquía, Jordania, Irak o Egipto, que han acogido al 95% de las personas refugiadas.

Hasta ahora, la respuesta de la comunidad internacional es vergonzosa. En el resto del mundo sólo se ha ofrecido cobijo para el 1,7 por ciento de las casi cuatro millones de personas refugiadas desde que estalló la crisis. Los Estados del Golfo no se han ofrecido a acoger a ni un sola persona hasta el momento. Tampoco Rusia ni China se han comprometido a ni un solo reasentamiento. La Unión Europea, por su parte, también está dando la espalda a los refugiados de Siria: tan solo se ha comprometido a reasentar a un mísero 0,17 por ciento de las personas refugiadas.

¿Y España? Si bien el Gobierno español ha mantenido una política exterior en la que ha venido apoyando financiera y técnicamente a los países vecinos de Siria, mediante la financiación parcial del Plan de Respuesta Regional de NNUU para la crisis de Siria, la realidad es que la respuesta a las personas que huyen de la guerra y el horror, es vergonzosa. El Gobierno anunció en 2013 un programa de reasentamiento para traer a España a  solamente 30 personas. A ese número se le sumaron otras 100 en 2014. Recientemente, el Gobierno ha aprobado un Programa para 130 personas más en 2015, cifras que siguen siendo insuficientes.

Además, quienes  consiguen llegar a Ceuta y Melilla encuentran aún más dificultades: limitación de su libertad de movimiento, hacinamiento de los centros de estancia  temporal de inmigrantes (CETIs), falta de atención médica o psicológica son solo ejemplos de los problemas que deben afrontar cientos de familias sirias que intentan llegar a España y tienen derecho a obtener protección. Si un país como Líbano, con una población de 4,5 millones está acogiendo a alrededor de 1,2 millones de refugiados sirios, España puede y debe actuar mejor. 

Todas estas cifras nos avergüenzan. España no puede dar la espalda a una de las crisis humanitarias más graves de la historia. España puede y debe  poner en en marcha de manera inmediata un Programa de Reasentamiento digno.

Enviaremos esta petición en tu nombre al presidente del Gobierno español, Mariano Rajoy.

¡ACTÚA!