Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Rusia recurre a las prácticas más abominables de la era soviética

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 16.629 firmantes

Petición antes del cierre

Un tribunal ha decidido que Mikhail Kosenko no necesita seguir encerrado en un hospital psiquiátrico para recibir tratamiento. Puede regresar a casa y ser tratado desde allí.

Es una excelente noticia, aunque todavía queda la posibilidad de que la fiscalía apele esta decisión en los próximos días. Por eso, debemos seguir reclamando su puesta en libertad inmediata e incondicional.

Esta acción ha finalizado (11 de julio de 2014)

Esta acción ha terminado. Damos las gracias a las 16.626 personas que han apoyado esta petición para que Mikhail Kosenko pudiese salir del hospital psiquiátrico en el que estaba encerrado para recibir tratamiento forzoso. Tenemos la alegría de compartir la buena noticia de que Kosenko ha podido salir del hospital gracias a la decisión de un tribunal que consideró que ya no era necesaria su estancia allí. 

Kosenko era una de las personas que fueron detenidas tras una manifestación en la Plaza Bolotnaya de Moscú. Amnistía Internacional considera que una parte de los detenidos -incluido Kosenko- son inocentes y, por tanto, los considera presos de conciencia. 

Seguiremos trabajando por la puesta en libertad inmediata e incondicional de los demás presos de conciencia de la Plaza Bolotnaya. 

¡Gracias por vuestras firmas!

Petición antes del cierre

Kosenko fue una de las miles de personas que el 6 de mayo de 2012, un día antes de que Vladimir Putin asumiera la presidencia, se concentraron en la Plaza Bolotnaya de Moscú para protestar pacíficamente. La policía intervino, se produjeron momentos de tensión y actos aislados de violencia. La policía dispersó la manifestación de manera violenta y centenares de manifestantes fueron detenidos. Varias personas, incluido Kosenko, han sido condenadas bajo la acusación de participar u organizar  “disturbios masivos”. Las pruebas disponibles demuestran que parte de estos condenados no participaron en actos violentos. El juicio parecía diseñado para enviar un mensaje a quienes hacen uso de su derecho a manifestarse pacíficamente: os arriesgáis a  terminar en la cárcel.

Diagnosticado de problemas mentales leves, Kosenko nunca ha tenido comportamientos violentos y sus médicos no lo consideran un problema para la sociedad. En el juicio, el policía presuntamente atacado por Mikhail no lo reconoció y dijo no haberle visto jamás. Los vídeos de la manifestación  no muestran ningún acto violento de Mikhail. El tribunal denegó la petición de sus abogados de que se realizara una evaluación psiquiátrica independiente. El órgano judicial citó las convicciones políticas de Kosenko como prueba de su enfermedad mental.

Otros de los detenidos en la plaza Bolotnaya son Artiom Saviolov, Sergei Krivov, Stepan Zimin, Aleksei Polikhovich, Denis Lutskevich y Yaroslav Belousov, que han sido condenados a penas de entre dos años y medio y cuatro años de cárcel por hacer uso de su derecho  a protestar.

Todos son presos de conciencia y deben ser puestos en libertad de forma inmediata e incondicional.