Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Paraguay: niña embarazada por violación, en peligro

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 96.170 firmantes

Petición antes del cierre

El gobierno debe proteger el derecho a la vida y la salud física y mental de una niña embarazada producto de una violación.

Esta acción ha finalizado (14 de agosto de 2015)

¡Muchas gracias a las más de 96.000 personas que habéis firmado esta petición!

‘Mainumby’, la niña de 11 años que resultó embarazada tras ser violada en repetidas ocasiones, aparentemente por su padrastro, dio a luz el 13 de agosto. Según informaciones, afortunadamente, tanto ella como la recién nacida están bien. Pero ‘Mainumby’ tiene suerte de estar viva, ya que las autoridades Paraguayas decidieron jugar con su salud y su vida a pesar de la enorme evidencia de que su embarazo era extremadamente arriesgado y a pesar de ser una niña víctima de violación.

Amnistía Internacional seguirá pendiente de que las autoridades de Paraguay garanticen a Mainumby acceso a todos los servicios de salud que necesite, que pueda continuar con su educación y que su familia inmediata reciba todo el apoyo psicológico, económico y social que necesite. También seguirá trabando para que Paraguay proteja a las víctimas de violencia sexual, despenalice el aborto y garantice el acceso a servicios e información sobre salud sexual y reproductiva para que historias como la suya no sigan repitiéndose.

Petición antes del cierre


La Comisión Interamericana de Derechos Humanos ha pedido a Paraguay que proteja los derechos a la salud, la vida y la integridad de una niña que está embarazada a consecuencia de una violación.

El 8 de junio, la Comisión Interamericana de Derechos Humanos solicitó la adopción de medidas cautelares a favor de la niña. El 11 de junio, las autoridades paraguayas anunciaron que habían rechazado las medidas cautelares dictadas por la CIDH, por considerar que estaban cumpliendo lo establecido por la Constitución paraguaya.

El 21 de abril, la niña llegó con su madre al Hospital Materno Infantil de Trinidad, en Asunción, quejándose de dolor de estómago. Al examinarla, los médicos determinaron que estaba embarazada de 21 semanas. Un embarazo provocado por la violación, presuntamente de su padrastro.

La Comisión se hacía eco de la preocupación nacional e internacional de que forzar a esta joven niña a continuar con su embarazo podría tener consecuencias devastadoras en su salud física y mental en el corto, medio y largo plazo. También toma en consideración el informe del 12 de mayo de la Junta Interdisciplinaria de expertos nacionales ordenada por una jueza de la niñez que reconoce que el embarazo de esta niña tiene un riesgo para su vida cuatro veces mayor que en una mujer adulta y que destaca los riesgos adicionales para la niña, como hemorragia post-parto. Pese a este análisis de expertos paraguayos, las autoridades no han reaccionado para proteger los derechos humanos de esta niña.

Organizaciones nacionales e internacionales vienen instando a las autoridades paraguayas a reconocer todos los riesgos para la niña asociados con su embarazo. El 11 de mayo un grupo de expertos de la ONU declaró que la decisión de Paraguay de no proporcionar a la niña el aborto terapéutico de manera oportuna resulta en graves violaciones de sus derechos a la vida, a la salud y a la integridad física y mental, así como a su derecho a la educación, poniendo en peligro sus oportunidades socio-económicas.

En Paraguay el aborto sólo está permitido cuando la vida de la mujer o la niña embarazada corre peligro.

Según datos del Fondo de Población de las Naciones Unidas, en Paraguay el 2,13 por ciento de las muertes maternas corresponden a niñas de entre 10 y 14 años.

¡Exige a las autoridades que garantice a la niña violada y embarazada todas opciones para resguardar su vida y salud!