Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

PAKISTÁN: PAREJA CRISTIANA CONDENADA A MUERTE POR ENVIAR MENSAJES “BLASFEMOS”

Shagufta Kausar y Shafqat Emmanuel

Shagufta Kausar y Shafqat Emmanuel llevan ocho años en prisión.

Actualización a 12 de abril.

En las últimas semanas, la salud de Shafqat Emmanuel se está deteriorando rápidamente: tiene paralizada la parte inferior de su cuerpo y depende de la ayuda de los guardias de la prisión, que no siempre están disponibles, para moverse. Además, tiene múltiples llagas que, según su abogado, no reciben el tratamiento adecuado, y su dolor empeora cada día. Según su familia, en marzo estuvo en coma durante tres días y no fue llevado al hospital.

En 2013 alguien adquirió una tarjeta SIM en Pakistán y la registró a nombre de Shagufta Kausar. La instaló en un teléfono y envió varios mensajes de texto al imán de una mezquita. Tanto Shagufta como su pareja, Shafqat Emmanuel, fueron acusados por los contenidos “blasfemos” de los mensajes. Están en la cárcel desde entonces y en abril de 2014 fueron condenados a muerte, a pesar de haber negado en todo momento las acusaciones. Mantienen que alguien utilizó sin su permiso el documento de identidad de Shagufta para adquirir la tarjeta SIM.

Estaba previsto que la vista de apelación se celebrara en abril de 2020, seis años después de la condena, pero se pospuso debido a la pandemia. En las dos últimas vistas, celebradas en ya en 2021, los jueces abandonaron la sala cuando tenían que ver el recurso contra sus condenas alegando que su jornada laboral había terminado.

En Pakistán, la blasfemia está castigada con la muerte y las condenas de Shagufta y Shafqat, de religión cristiana, son un claro ejemplo de los peligros que corren las minorías religiosas. Además, esta legislación se ha utilizado en algunas ocasiones para venganzas personales y los jueces temen sufrir represalias si no imponen las condenas más severas.

Condenar a muerte a alguien por blasfemia viola la obligación de Pakistán de respetar y proteger los derechos a la vida, la libertad de pensamiento, conciencia y religión o creencia, la libertad de opinión y expresión o la igualdad ante la ley de todas las personas.

Shagufta y Shafqat deben quedar en libertad de inmediato y sin condiciones. Firma para pedir al gobierno que revoque con urgencia la ley sobre la blasfemia para salvar a Shagufta y Shafqat y a todas las personas que tienen creencias diferentes en Pakistán.

¡Firma!

Firma la petición

Ayúdanos a llegar a 50.000

Firma y enviaremos esta petición en tu nombre al Ministro Principal de Punyab, Pakistán.

Completa el siguiente formulario:

El email es requerido o tiene un formato incorrecto

El nombre es requerido o tiene un formato incorrecto

Los apellidos son requeridos o tienen un formato incorrecto

El teléfono tiene un formato incorrecto

Selecciona un país

Al participar en esta acción aceptas la política de privacidad