1961-2021: 60 años actuando por los
derechos humanos en todo el mundo

¡DEVOLVEDLES LA INFANCIA! MILES DE NIÑOS Y NIÑAS DE NIGERIA PUEDEN SER LIBERADOS CON TU AYUDA

Niños y niñas jugando en la calle
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 4.620 firmantes

Damos las gracias a todas las personas que se han sumado a nuestra petición para que se garantice la libertad inmediata de todos los niños y niñas nigerianos que están en centros de detención, que se invierta sustancialmente en acceso a su educación, con particular atención a las niñas, y que se lleve a juicio a las personas que violan sus derechos humanos tanto oficiales de los cuerpos y fuerzas de seguridad como miembros de Boko Haram. En Amnistía Internacional seguiremos monitoreando la situación de los niños y niñas en Nigeria, intentando que mejore. Gracias por tu participación.

Petición antes del cierre

Mi malvado ‘marido’ siempre me pegaba […] Mis actividades diarias incluían rezar, cocinar cuando había comida, [y] asistir a lecciones del Corán. Fue una experiencia horrible. Fui testigo de distintos castigos, desde disparos hasta lapidaciones y azotes con vara.

Niña de 17 años casada con un soldado de Boko Haram.

Las condiciones son horribles. Te puedes morir. No hay sitio para tumbarse […] Hace calor, tienes toda la ropa mojada, como si te hubieran metido en el río […] Hasta hoy, nadie me ha dicho por qué me trajeron aquí, qué había hecho, por qué me detuvieron. Me pregunto, ¿por qué hui de [Boko Haram]?” Niño de 14 años detenido por el ejército de Nigeria.

¿Puede haber algo peor que vivir bajo la bota de Boko Haram? Que el Ejército de Nigeria te encierre en un centro de detención. Las violaciones de derechos humanos en una situación y en otra son difíciles de imaginar. En Amnistía Internacional denunciamos la situación de los niños y niñas que están detenidos ilegalmente y sufren hacinamiento extremo, falta de alimentos, de agua bajo un calor sofocante, conviven con parásitos de todo tipo, así como heces y orina porque no tienen retretes, sobreviven a palizas, violencia sexual y toda una serie de condiciones que constituyen tortura.

No se sabe la cifra, pero se calcula que 10.000 personas, incluidos muchos niños y niñas, han muerto en centros de detención del Ejército.

El Presidente de Nigeria es el más alto mando del Ejército. Él es quien puede ordenar la liberación de estos niños y niñas y acabar con su pesadilla. Firma esta carta exigiendo su liberación y se la enviaremos en tu nombre.