Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Nigeria: Moses Akatugba

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 68.693 firmantes

Damos las gracias a las más de 68.650 personas que se han sumado a Amnistía Internacional para pedir la conmutación de la condena a muerte de Moses Akatugba, de Nigeria.

Amnistía Internacional seguirá trabajando por la conmutación de la pena de muerte de Moses, y porque se realice una investigación sobre las denuncias de tortura y malos tratos.

Petición antes del cierre

¡Firma! Cambia una vida

¡Nos han oído! El 1 de octubre el gobernador del Estado Delta respondió públicamente en un discurso (ver el video) a nuestros emails pidiéndole la conmutación de la condena a muerte de Moses. El gobernador ha reconocido haber recibido muchos mensajes a través de la campaña de Amnistía Internacional, y ha dicho que el proceso de apelación tiene que terminar antes de que pueda hacer nada.

Sigamos manteniendo la presión, ¡Firmad por favor hasta que logremos sacar a Moses del corredor de la muerte!

El dolor de la tortura es insoportable. Nunca pensé que viviría hasta el día de hoy. El dolor que sufrí a manos de los agentes era inimaginable. En toda mi vida, jamás me habían infligido un trato tan inhumano
(Moses Akatugba, febrero de 2014)

El 27 de noviembre de 2005, Moses Akatugba, de 16 años, aguardaba los resultados de sus exámenes de secundaria cuando fue detenido por el ejército nigeriano, acusado de robar tres teléfonos. Durante la detención le dispararon en la mano y lo golpearon en la cabeza y la espalda. Más tarde fue trasladado a la comisaría de policía, donde según su propio testimonio, lo golpearon brutalmente con machetes y porras, y permaneció atado y colgado durante varias horas en salas de interrogatorio. Además, le arrancaron las uñas de las manos y de los pies con unos alicates, todo ello para obligarlo a firmar dos confesiones.

Durante el juicio, el agente encargado de la investigación no se presentó y Moses fue condenado bajo la base de la declaración de la víctima y las dos confesiones realizadas bajo tortura. Tras ocho años en prisión, Moses fue condenado a muerte por ahorcamiento. Nunca ha podido recurrir la causa ante la autoridad judicial por los presuntos actos de tortura a los que fue sometido. Actualmente, espera en el pabellón de los condenados a muerte de la prisión de Okere, en el Estado de Delta, Nigeria.

Debe abrirse una investigación sobre las denuncias de Moses Akatugba de que fue torturado y objeto de malos tratos a manos de la policía y del ejército, y debe conmutarse de inmediato la condena a muerte.