Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Ayúdanos a poner fin a la violencia en Myanmar ya

Abdul Amin (55) es uno de los más de 600.000 rohingyas que han huído de Myanmar desde 25 de agosto de 2017. © Andrew Stanbridge / AI
Abdul Amin (55) es uno de los más de 600.000 rohingyas que han huído de Myanmar desde 25 de agosto de 2017. © Andrew Stanbridge / AI
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 28.529 firmantes

Damos las gracias a las más de 28.500 personas que habéis firmado la petición. Con vuestra firma habéis apoyado el requerimiento dirigido al General Min Aung Hlaing para que se ponga fin de inmediato a la campaña de violencia y abusos contra los derechos humanos y se permita el acceso libre y sin trabas de personal humanitario, la ONU, periodistas independientes y observadores de la situación de los derechos humanos al estado de Rajine.

Amnistía Internacional seguirá pidiendo a las autoridades de Myanmar que cese la violencia, limpieza étnica y discriminación contra la población Rohingya, permitiendo su retorno voluntario, seguro y digno desde los campamentos de refugiados de Bangladesh.

Gracias por vuestro apoyo.

Petición antes del cierre

Desde finales de agosto, más de 670.000 rohingyas han huido de Myanmar a la vecina Bangladesh. Se están recibiendo incontables denuncias de homicidios perpetrados por las fuerzas de seguridad de Myanmar y las imágenes captadas por satélite indican que pueblos enteros han sido incendiados.

Muchas más personas están arriesgando sus vidas intentando escapar en barcos de pesca desde Myanmar hasta Bangladesh; algunas de ellas están heridas de gravedad, y viajan con niños y niñas.

Todas las personas refugiadas confirman que los ataques están siendo perpetrados por las fuerzas de seguridad de Myanmar.

También se cree que miles de personas —en su mayoría rohingyas— están atrapadas en las montañas del estado septentrional de Rajine. Se les está negando ayuda básica, ya que no se permite a las ONG y a las organizaciones humanitarias acceder a la zona.

No es la primera vez que las fuerzas de seguridad de Myanmar cometen abusos contra las personas rohingyas: el año pasado torturaron, violaron, detuvieron e hicieron desaparecer a muchas de ellas, y destruyeron sus viviendas y bienes.

No dejaremos al ejército y a las fuerzas de seguridad de Myanmar llevar a cabo esta despiadada campaña de violencia contra el pueblo rohingya.