Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Apoya la lucha de las mujeres refugiadas en Grecia

Retrato de Soraya
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 8.308 firmantes

Gracias a todas las personas que habéis apoyado con vuestra firma la petición al Gobierno español de promover con el resto de la UE nuevas vías legales y seguras para las personas refugiadas, evitando así el sufrimiento y peligro al que se enfrentan en su búsqueda de asilo. Los Gobiernos europeos no deben mantener el confinamiento inhumano de miles de personas solicitantes de asilo que continúan todavía atrapadas en las islas griegas, autorizando su traslado al continente.

Seguiremos trabajando y exigiendo que los países miembros de la UE y las instituciones de la UE cumplan con la normativa europea y se dejen de violar los derechos de las personas solicitantes de asilo. ¡Gracias por tu colaboración!

Petición antes del cierre

Las mujeres que huyen de la violencia, la guerra y la persecución y llegan a Europa en busca de un lugar seguro donde vivir se encuentran en una situación extrema.

El cierre de fronteras está provocando que ellas y sus familias se vean obligadas a emprender peligrosos viajes, donde tienen que hacer frente a horrendos abusos por parte de los traficantes de personas. Durante esta travesía, las mujeres y niñas corren un riesgo especial de sufrir violencia física y sexual.

Su suplicio, sin embargo, no acaba cuando llegan a Grecia. Allí permanecen atrapadas en campos de refugiados masificados en condiciones terribles de suciedad y de inseguridad. Ante esto, ellas han demostrado una increíble fuerza y determinación para superar tantas dificultades. Ahora toca que los gobiernos las apoyen.

Por ello pido que el gobierno español, promueva junto al resto de líderes europeos iniciativas para que se abran más vías legales y seguras para las personas refugiadas. Se deben buscar alternativas a los peligrosos viajes en los que mujeres, hombres, niñas y niños se están dejando la vida. Quien ostenta el poder no debe mirar hacia otro lado ante el sufrimiento de estas personas.