Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Irán: Condenado a muerte siendo menor de edad

En la foto: varias lazos colgando y siluetas al fondo
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 14.849 firmantes

Damos las gracias a todas las personas que os habéis sumado a la petición a las autoridades de Irán para que pongan fin al uso de la pena de muerte contra menores convictos en Irán. Barzan Nasrollah Zadeh y otros muchos jóvenes como él siguen en esta situación inaceptable.

Desde Amnistía Internacional continuaremos trabajando activamente para poner fin a esta práctica contraria a la Convención sobre los Derechos del Niño, con el objeto de garantizar que la pena de muerte nunca pueda ser impuesta por delitos cometidos cuando una persona era menor de 18 años.

Petición antes del cierre

La pena de muerte nunca puede ser impuesta por delitos cometidos siendo menor

Retrato de Barzan Nasrollah Zadeh

Barzan Nasrollah Zadeh es uno de los menores condenados a muerte, un joven suní miembro de la minoría kurda de Irán. El Tribunal Revolucionario de Teherán lo halló culpable de "enemistad con Dios”, “tener conexiones con grupos salafistas” y haber participando en planes de asesinato, uno de ellos, el de un clérigo suní con vínculos con el gobierno que fue asesinado el 17 de septiembre de 2009.

Barzan tenía 17 años de edad en el momento de su detención. El Tribunal Supremo confirmó la sentencia de muerte en agosto de 2015. Este Tribunal no hizo referencia al hecho de que fuera menor en el momento de los delitos que se le imputan.

Irán sigue manteniendo leyes que permiten condenar a muerte a niñas de tan sólo 9 años y niños de tan sólo 15. Amnistía Internacional ha documentado 73 ejecuciones de menores efectuadas entre 2005 y 2015.

Según la ONU hay al menos 160 menores en el corredor de la muerte de Irán. Es probable que la cifra real sea muy superior ya que la información sobre el uso de la pena de muerte en Irán a menudo está envuelta en secreto.

Amnistía Internacional ha podido identificar los nombres y la ubicación de 46 menores condenados a la pena capital. Se ha constatado que muchos de ellos han pasado, de media, siete años en el corredor de la muerte. En algunos casos llevan más de 10 años en espera de ser ejecutados.

Es especialmente terrible que no se vislumbre el fin de este teatro de la crueldad cuando los patíbulos de Irán esperan a Barzan y al menos otros 45 condenados siendo menores en el corredor de la muerte.

Irán debe detener inmediatamente la ejecución de los menores convictos y tomar medidas para garantizar que la pena de muerte nunca pueda ser impuesta por delitos cometidos cuando una persona era menor de 18 años.