Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Irán: Libertad para el estudiante y físico iraní Omid Kokabee

Omid Kokabee a la entrada de un congreso científico
Omid Kokabee © Particular
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 9.483 firmantes

Petición antes del cierre

Omid Kokabee cumple una pena de 10 años de prisión únicamente por negarse a trabajar en proyectos militares en Irán y debido a cargos falsos relacionados con sus vínculos académicos con instituciones docentes extranjeras.

Esta acción ha finalizado (13 de mayo de 2014)

Damos las gracias a las más de 9.000 personas que se han sumado a la petición de Amnistía Internacional para reclamar la liberación inmediata y sin condiciones del físico y estudiante iraní Omid Kokabee.

Amnistía Internacional sigue trabajando junto con otras organizaciones para conseguir la pronta liberación de éste y otros presos y presas de conciencia, así como para que las autoridades iraníes respeten el derecho a la libertad de expresión en general y en el ámbito académico en particular.

 

Petición antes del cierre

Durante los interrogatorios en régimen de aislamiento, cuando toda la comunicación con mi familia y el mundo exterior estaba cortada y me sometían constantemente a presión y a amenazas con noticias sobre el terrible estado físico y mental de mi familia, me dijeron una y otra vez que escribiera diversas versiones de mi historia personal después de 2005”. Carta abierta que Kokabee escribió en prisión en abril de 2013.


Omid Kokabee obtuvo una de las puntuaciones más altas de todo Irán en el examen de acceso a la universidad y comenzó un doble grado en Física Aplicada e Ingeniería Mecánica en Teherán. También realizó estudios en el Instituto de Ciencias Fotónicas de Barcelona. Desde que obtuvo la licenciatura universitaria en 2005 lo “invitaron” varias veces a trabajar en varios proyectos militares y de inteligencia. Él siempre se negó.

El 30 de enero de 2011, cuando realizaba un doctorado en Estados Unidos, fue detenido en el aeropuerto de Teherán, mientras esperaba el vuelo de regreso tras haber pasado las vacaciones universitarias con su familia. Estuvo 15 meses recluido en régimen de aislamiento y fue sometido a prolongados interrogatorios y presionado para que hiciera “confesiones”.

Su juicio estuvo lleno de irregularidades. Se retransmitió por la televisión oficial iraní, lo que constituye una violación de su derecho a la presunción de inocencia. Se le negó hasta el juicio el derecho a contar con un abogado, y no se presentaron pruebas contra él, aparte de sus relaciones públicas y perfectamente conocidas con instituciones académicas estadounidenses. Fue condenado a 10 años de prisión por tener “contactos con un gobierno hostil”.
Kokabee ha sido galardonado recientemente con el premio Sajarov de la American Physical Society “por el valor mostrado al rechazar el uso de sus conocimientos de física para trabajar en proyectos que consideraba perniciosos para la humanidad, enfrentándose a presiones físicas y psicológicas extremas”.

Amnistía Internacional lo considera preso de conciencia y ha lanzado esta petición conjuntamente con las organizaciones United4Iran, Committee of Concerned Scientists, la American Physical Society y el colectivo de activistas freeomid para conseguir la excarcelación inmediata y sin condiciones de Omid Kokabee.