Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Exige a Ferrovial que deje de beneficiarse de los abusos a personas refugiadas en Nauru

Para más de 1.000 personas refugiadas y solicitantes de asilo, Nauru es una isla de desesperación a la que son expulsadas sólo por buscar seguridad en Australia. Pero para la multinacional española Ferrovial, Nauru es una isla del tesoro en la que está ganando millones de dólares.

El sistema que ha establecido Australia en Nauru para las personas refugiadas y solicitantes de asilo, niños y niñas incluidos, conlleva una crueldad deliberada y constituye tortura, pues son sometidas a humillación, abandono y abusos que causan problemas de salud física y mental.

Su sufrimiento se agrava porque están atrapadas en la isla: no pueden salir, ni siquiera después de que se les reconozca oficialmente el estatuto de persona refugiada. No tienen ni idea de cuándo Australia y Nauru les permitirán salir de la isla.

Ferrovial es accionista único de Broadspectrum, la empresa australiana que gestiona los centros de “tramitación” de personas refugiadas de Nauru y la isla de Manus y que facilita este sistema de abusos. Ferrovial está ganando millones de dólares, a sabiendas de las terribles condiciones a las que están sometidas las personas refugiadas y solicitantes de asilo en la isla.

Ninguna empresa debería ser cómplice de torturas o abusos ni beneficiarse de ellos.  Exige a Ferrovial que ponga fin lo antes posible a sus operaciones en Nauru y la isla de Manus.

¡Firma!
Firma la petición
Ayúdanos a llegar a 30.000
23.168 firmas
Fima y enviaremos esta petición en tu nombre al Consejero Delegado de Ferrovial.

Enviaremos esta petición kunto con tu nombre, apellidos y correo electrónico

Iñigo Meiras Amosco
Cconsejero Delegado de Ferrovial

Estimado Sr.:

Le escribo para expresarle mi preocupación por la complicidad de Ferrovial con los abusos contra personas refugiadas y solicitantes de asilo en Nauru.

El régimen de “tramitación” extraterritorial de solicitudes de protección internacional de Australia en Nauru y la isla de Manus viola de forma sistemática y deliberada los derechos de las personas refugiadas y solicitantes de asilo. Amnistía Internacional considera que el sistema constituye tortura.

Cuando Ferrovial adquirió Broadspectrum conocía las condiciones a las que estaban sometidas las personas refugiadas y solicitantes de asilo en Nauru. Ferrovial obtiene ahora beneficios sustanciales de las operaciones de Broadspectrum en Nauru. Es responsable de las operaciones de Broadspectrum en Nauru y, por tanto, de facilitar que continúe una situación de abusos. Como consecuencia, Ferrovial es cómplice de las violaciones de los derechos humanos de las personas refugiadas y solicitantes de asilo que comete el gobierno australiano.

Por otra parte, las empresas tienen la responsabilidad de evitar causar abusos contra los derechos humanos o de contribuir a causarlos en sus operaciones. Los Principios Rectores sobre las Empresas y los Derechos Humanos, de la ONU, dejan claro que las empresas deben ejercer la diligencia debida para identificar, prevenir, mitigar y rendir cuentas de cómo abordan su impacto sobre los derechos humanos.

Ferrovial incumple su responsabilidad de respetar los derechos humanos. La empresa no ejerció la debida diligencia en materia de derechos humanos antes de adquirir Broadspectrum en 2016. Si lo hubiera hecho, habría determinado como mínimo que existía un riesgo grave de respaldar violaciones de derechos humanos y de beneficiarse de ellas.

Ferrovial, como actual accionista único de Broadspectrum, es responsable de las operaciones de Broadspectrum en el centro de tramitación de personas refugiadas de Nauru. Por tanto, le pido que ponga fin lo antes posible a sus operaciones en Nauru y la isla de Manus.

Atentamente,

Si ya has firmado alguna acción antes, rellena sólo tu email:
Es la primera vez que actúo
Al participar en esta acción aceptas la política de privacidad