Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Estados Unidos: ¡no separen a familias solicitantes de asilo!

José llevando en brazos a Mateo
Fuente: Univision.com
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 29.788 firmantes

BUENAS NOTICIAS: Mateo, de un año, ha podido reunirse ya con su madre, Olivia. A José, padre de Mateo, se le ha denegado la libertad condicional por "riesgo de fuga" aunque sin justificar la decisión. Olivia ha enviado este mensaje a las personas que firmamos la ciberacción: “Muchas gracias. Yo estoy muy agradecida por todo el apoyo que le dieron a mi Mateo y la lucha sigue como decimos contra la separación injusta e inhumana de las familias. Esta batalla sera completa cuando José este libre.”
Seguiremos trabajando para que José sea liberado, para que nunca más los padre solicitantes de asilo sean separados de sus hijos y para que se ofrezcan alternativas a la detención mientras se resuelven sus peticiones de asilo.

En la actualidad, ya no está bajo custodia ninguno de los cuatro hijos de las cuatro familias que fueron separadas a la fuerza por el servicio de Inmigración y Aduanas. De los otros tres padres que estaban detenidos y mencionábamos en esta acción, uno ha sido liberado bajo fianza y los otros dos han obtenido la libertad condicional. Con vuestra firma habéis apoyado la petición dirigida al Director de la Oficina en San Diego del Servicio de Inmigración y Control de Aduanas para que estas cuatro familias solicitantes de asilo pudieran reunirse.

Gracias por vuestro apoyo.

Petición antes del cierre

En noviembre, José D.F. se presentó en la frontera de Estados Unidos acompañado de su hijo Mateo de tan solo un año de edad. Solicitó asilo para ambos, ya que huían del peligro de la violencia en su país, El Salvador. José y su mujer habían tomado la difícil decisión de dividir a la familia para que José y Mateo pudieran pedir asilo y conseguir seguridad en Estados Unidos.

Después de pasar varios días en un centro de detención en manos de la Patrulla de Fronteras y Aduanas,  fueron transferidos a la custodia del Servicio de Inmigración y Aduanas (ICE, por sus siglas en inglés). Los agentes de inmigración le negaron el uso de un teléfono, le dijeron que su petición de asilo peligraría si se negaba a entregar a su hijo y se llevaron a Mateo, sin informar a José de dónde estaría o cuándo se volverían a ver. José espera ahora en un centro de detención mientras su caso es procesado de manera independiente del de su hijo.

Mateo ya ha sufrido violencia en su país natal y ahora el Servicio de Inmigración y Aduanas está extendiendo este trauma al romper aún más a su familia.

La experiencia de José y Mateo no solo viola las normas estadounidenses sino que genera una angustia emocional totalmente gratuita. Pero su caso no es único, otras tres familias demandantes de asilo han sido separadas a la vez, una injusticia que muchas otras han sufrido en el último año.

Esto debe acabar ya. Pide a las autoridades de inmigración de Estados Unidos que liberen y reúnan a José y Mateo y que nunca más vuelvan a separar otra familia por motivos migratorios.