Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

CETI DE MELILLA: TRASLADO URGENTE, ¡YA!

Viñeta con gente hacinada en el CETI
Ilustración de Ferrán
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 5.266 firmantes

Gracias a todas las personas que han firmado esta ciberacción. En estos meses hemos logrado posicionar el tema en la agenda pública, las autoridades se han dirigido al gobierno con nuestras preguntas y un buen número de organizaciones y activistas han secundado la campaña.

Por el momento, más de 200 personas han sido evacuadas del CETI de Melilla, sin embargo los traslados que se han realizado aún son insuficientes y el centro sigue hacinado.

Seguiremos informando a través de nuestra web sobre futuras acciones para lograr que el Ministerio de Interior acelere los traslados a la península, especialmente de las personas más vulnerables y de las que ya cuentan con protección internacional.

Petición antes del cierre

Un lugar hacinado

"A veces tardamos hasta dos horas, esperando en el pasillo, para poder entrar en el comedor, que está llenísimo y donde es imposible mantener la distancia”, afirma una mujer tunecina que salió hace diez días del CETI.

Un riesgo para la salud

Testimonios de personas en el CETI narran que es imposible mantener la distancia de al menos un metro de protección y que no hay acceso a materiales como guantes y mascarillas con los que protegerse.

Familias separadas

“No aguantamos más, desde que cerraron el CETI no podemos ir a visitarle, nos dicen que todo está parado por lo del virus, solo queremos recuperar a nuestro hijo, mi mujer no para de llorar”, cuenta un hombre sirio en el CETI.

Y con más vulnerabilidad

Una mujer transgénero marroquí que huyó de su país por la persecución a la que se vio sometida por la policía no se siente protegida en el CETI porque, además de que hay personas que cuestionan su identidad de género, la masificación también afecta a su seguridad.

Han pasado más de dos meses

Desde que se decretó el estado de alarma tan solo se trasladado 51 personas a la península y otras 50 han salido del CETI, en un centro con capacidad para unas 780 personas y donde hay unas 1.600. Mover a unas pocas decenas de personas a la península no lo descongestiona.

Haz que el Ministro Marlaska actúe con urgencia

El Ministerio de Interior tiene que descongestionar el centro y acelerar los traslados a la península, especialmente de las personas más vulnerables o de las que ya cuentan con protección internacional.

Actúa para un #TrasladoUrgente y una acogida digna.