Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

El Salvador: ¡Oportunidad única para acabar con la prohibición total del aborto!

Una mujer protesta con un megáfono
Mujeres protestan exigiendo que el gobierno libere a las mujeres que cumplen penas de 30 años de prisión por abortar, en San Salvador. El Salvador, diciembre de 2017.
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 2.873 firmantes

Desgraciadamente, tenemos malas noticias que comunicar. La reforma del Código Penal para despenalizar el aborto no ha llegado ni a discutirse. Los diputados se negaron, así que se ha perdido una oportunidad histórica de reformar la draconiana legislación sobre el aborto.

En abril 2018 Amnistía Internacional entregó 268.630 firmas de 60 países, entre ellas las recogidas en esta ciberacción, para instar a la Asamblea Legislativa de El Salvador a despenalizar el aborto en casos de violación, abuso sexual de una menor de edad, peligro para la salud o la vida de la embarazada o diagnóstico de anomalía fetal mortal.

Desde Amnistía Internacional consideramos que el fracaso de aprobar una reforma para despenalizar el aborto durante el último ciclo legislativo de El Salvador es un retroceso brutal para los derechos humanos. El Salvador es uno de muy pocos países del mundo donde el aborto está prohibido actualmente en todas las circunstancias. Al menos 23 mujeres y niñas continúan encarceladas en aplicación de la prohibición total del aborto.

Seguiremos trabajando para que no se criminalice a mujeres y niñas salvadoreñas, violando así sus derechos sexuales y reproductivos, y para que se libere a todas las que han sido encarceladas por someterse a un aborto o sufrir complicaciones relacionadas con el embarazo.

Gracias por tu firma.

Petición antes del cierre

La criminalización del aborto en todos los casos está destrozando las vidas de las mujeres y las niñas

Desde 1998, El Salvador ha penalizado la interrupción del embarazo en todos los casos, aun cuando el embarazo es consecuencia de violación, o cuando el embarazo pone en peligro la salud y la vida de la mujer o la niña.

Muchas niñas y mujeres han perdido sus vidas o han sufrido discapacidades permanentes debido a la prohibición total del aborto, lo que las empuja hacia abortos clandestinos e inseguros o a llevar a término embarazos que ponen en peligro sus vidas.

Las consecuencias de esta legislación son devastadoras. En 2016, Amnistía Internacional documentó un caso de una niña que había sido abusada sexualmente desde su infancia y quedó embarazada a los nueve años. Fue obligada llevar a término su embarazo y sometida a una cesárea a las 32 semanas.

Sensibles a estas injusticias, un movimiento de mujeres y hombres salvadoreños está exigiendo un cambio. Instan a sus legisladores a apoyar una reforma que despenalizaría la interrupción del embarazo cuando éste pone en riesgo a la salud o la vida de la mujer, en casos de malformación del feto incompatible con la vida, cuando es producto de una violación o trata y cuando es producto de abuso sexual a una niña.

Ahora tenemos una oportunidad histórica para hacer cumplir los derechos de las mujeres y niñas salvadoreñas. Actualmente, la reforma casi cuenta con suficiente respaldo en la Asamblea Legislativa para poder ser aprobada en abril de este año.

Solidarízate con las mujeres y niñas de El Salvador. Pide a las y los legisladores que apoyen la reforma para regular la interrupción del embarazo.