Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Egipto: Niño torturado y desaparecido durante 34 días

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 31.779 firmantes

Aser Mohamed sigue en prisión y su juicio está sufriendo constantes retrasos. Amnistía Internacional continuará siguiendo de cerca su caso y trabajando para que lo liberen, por ser su detención ilegal, y para que, mientras esto ocurra, pueda tener acceso a su abogado, asistencia médica y a su familia; para que se investigue de manera independiente e imparcial sus denuncias de torturas y malos tratos y se asegure que no vuelve a sufrir dichos abusos.

Gracias a todas las personas que han firmado y distribuido esta ciberacción. Hemos enviado remesas de estas firmas por correo postal a las siguientes autoridades egipcias: el Presidente de Egipto, el Fiscal General, el Ministro de Interior, el Ministro de Asuntos Exteriores, al embajador egipcio en España y al Consejo Nacional de derechos humanos.

Esperamos que pronto podamos publicar buenas noticias respecto a Aser.

Petición antes del cierre

Tiene 15 años y se llama Aser Mohamed. Una celda egipcia lo devoró durante más de un mes, en los que afirma haber estado sometido a torturas y sus familiares no pudieron tener contacto con él. Sigue detenido en una celda de 4x6 metros que comparte con otras doce personas y podría ser condenado.

Actualización 13 de octubre:

El juicio contra Aser Mohamed ha sido postpuesto una vez más. Está previsto ahora para el 16 de noviembre. Seguimos necesitando tu apoyo. ¡Firma!


Una mañana del pasado enero, agentes de la Agencia de Seguridad Nacional arrestaron a Aser en su casa bajo la acusación de pertenecer a los Hermanos Musulmanes y de haber participado en un atentado en un hotel. No dijeron a su familia donde lo llevaban, y los siguientes 34 días desapareció sin que tuvieran ninguna noticia de él. Posteriormente contó que había sido sometido a descargas eléctricas y suspendido de sus extremidades durante largas horas, obligado a confesar su participación en los hechos.

El fiscal no ha abierto una investigación sobre las posibles torturas ni sobre las irregularidades en la detención. Aser Mohamed asegura que, al negar él los cargos, el fiscal respondió: “Parece que quieres volver a las descargas eléctricas otra vez”. En vez de eso, mantiene a Aser detenido a la espera de juicio, lo cual incumple la propia ley egipcia, que prohíbe la prisión preventiva a menores de 15 años. Su familia no puede verlo desde el 2 de agosto.

El juicio ha sido pospuesto en varias ocasiones, y está previsto que se celebre el 16 de noviembre. Si es condenado podría pasar 15 años en la cárcel.