Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Egipto: Libertad para periodistas de Al Jazeera

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 6.860 firmantes

Petición antes del cierre

Mohamed Fahmy, Peter Greste y Baher Mohamed están condenados por ”falsificar noticias” y tener vínculos con los Hermanos Musulmanes. Amnistía Internacional los considera presos de conciencia.

Esta acción ha finalizado (8 de agosto de 2014)

Pese a la presión internacional para exigir su liberación, Mohamed Fahmy, Peter Greste y Baher Mohamed, siguen en prisión. Los tres periodistas de Al Jazeera están condenados a siete y diez años de cárcel por ”falsificar noticias” y tener vínculos con los Hermanos Musulmanes, movimiento que fue prohibido en Egipto en septiembre de 2013.

Su condena es una prueba más de la campaña implacable emprendida por las autoridades egipcias, para reprimir a quienes contradigan el discurso oficial. Pero no son sólo los periodistas quienes corren peligro: durante los últimos doce meses se han encerrado a millares de personas más en el marco de la represión general de la disidencia ejercida por medio de la imposición de condenas masivas de muerte a partidarios del ex presidente Mohamed Morsi.

Amnistía Internacional seguirá trabajando para la liberación inmediata e incondicional de Mohamed Fahmy, Peter Greste y Baher Mohamed, a quienes considera presos de conciencia, así como para la libertad de expresión y de los medios de comunicación en Egipto.

Petición antes del cierre

La sentencia condenatoria contra tres periodistas del servicio en inglés de Al Jazeera acusados de “falsificar noticias” y pertenecer o ayudar al movimiento, prohibido en Egipto, de los Hermanos Musulmanes, constituye un atentado atroz contra la libertad de los medios de comunicación.

Los trabajadores de Al Jazeera Mohamed Fahmy y Peter Greste han sido condenados a siete años, y Baher Mohamed a diez años de cárcel, por estar en posesión de un casquillo de bala que, según él, no era más que un souvenir. Mohamed Fahmy sufre además una lesión en el hombro que podría degenerar en discapacidad permanente.

Amnistía Internacional considera que la única razón de que estos tres hombres estén en prisión es que a las autoridades egipcias no les gusta lo que tienen que decir. Son presos de conciencia y deben ser puestos en libertad de inmediato y sin condiciones.

El juicio estuvo repleto de irregularidades y ejemplos de completa ineptitud, por ejemplo:

  • El fiscal no presentó ninguna prueba que fundamentara que los tres condenados habían prestado ayuda al movimiento Hermandad Musulmana o que habían emitido "noticias falsas".
  • La fiscalía no invitó a los abogados defensores a asistir a una evaluación ordenada por el tribunal para examinar las pruebas audiovisuales.
  • Unos testigos de cargo clave parecieron contradecir lo que ellos mismos habían declarado por escrito.
  • Los peritos admitieron en el contrainterrogatorio que no recordaban qué material habían manipulado presuntamente los periodistas de Al Yazira.


El abogado de Mohamed Fahmy denunció que la acusación intentó cobrarle 1.2 millones de libras egipcias (122.669 euros) por ver las pruebas de vídeo contra su cliente.

El tribunal absolvió a otras dos personas juzgadas en la misma causa, pero condenó a Sohaib Saad Mohamed, Khaled Mohamed Abdel Raouf, Ahmed Abdelazim y Khaled Abdel Rahman Mahmoud a siete años de prisión. El fundamento de la sentencia condenatoria no está claro.

Pide a las autoridades egipcias que dejen en libertad a los tres periodistas de Al Jazeera.