Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Egipto: La defensora Azza Soliman necesita nuestra ayuda

Azza Soliman hablando en un grupo
© Rene Clement
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 43.868 firmantes

Hemos enviado las firmas que hemos recogido a Abdel Fattah al-Sisi, Presidente de la República Árabe de Egipto, para que, de forma inmediata, se retiren de forma incondicional todos los cargos contra la defensora Azza Soliman, por el ejercicio pacífico de su derecho a la libertad de expresión, se revoque la prohibición de viajar que pesa sobre ella, y se le permita el acceso con libertad a sus bienes. Desde Amnistía Internacional seguimos trabajando para que cese lo antes posible la situación de hostigamiento que sufren los defensores y defensoras de derechos humanos en Egipto por parte de los cuerpos y fuerzas de seguridad del estado, así como por la prensa progubernamental, meramente por su trabajo en favor de las víctimas de violaciones de derechos.

Gracias por vuestro apoyo.

Petición antes del cierre

Por su trabajo a favor de los derechos de las mujeres, podría ser encarcelada.

Actualización (22 de diciembre):

Este mes de diciembre, los tribunales han rechazado la apelación de Azza Soliman y han fallado en favor de la prohibición de que se le autorice viajar. Desde hace más de un año, Azza tiene prohibido el viajar al extranjero y tiene congelados sus activos. Ese veredicto significa que su situación continuará igual

Cada día, Azza Soliman arriesga su seguridad y su libertad para defender a las sobrevivientes de violencia en Egipto
. Es confundadora de un centro que proporciona asistencia letrada gratuita para mujeres egipcias e imparte clases de alfabetización, para mujeres que viven en la pobreza y sobrevivientes de malos tratos.

A causa de su labor altruista y valiente, Azza y otros defensores y defensoras egipcios de los derechos humanos han sido calificados de espías y de amenazas para la seguridad nacional. Han sido blanco de campañas de desprestigio y vigilancia gubernamental, y del acoso constante de las fuerzas de seguridad y los medios de comunicación progubernamentales. Muchas de estas personas se exponen a cadena perpetua.

Azza ha sido detenida e interrogada recientemente. Ahora está acusada de cargos como mancillar la imagen de Egipto por afirmar que las mujeres del país están expuestas a la violación. Se le ha prohibido viajar, han congelado sus bienes y podría ser encarcelada.

¡Firma! Reuniremos las firmas y las entregaremos al presidente de Egipto.