Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

EE.UU.: Pide al presidente Trump que acabe con la separación y encarcelación de familias

Una niña de 2 años en brazos de su madre
Una niña hondureña de 2 años y su madre son detenidas junto a otros solicitantes de asilo cerca de la frontera entre México y los Estados Unidos el 12 de junio de 2018, Texas. © Getty Images
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 15.382 firmantes

Ya se ha cumplido el plazo que la justicia ha dado al gobierno de Donald Trump para que reunifiquen a más de 2.500 niños y niñas separados forzosamente de sus progenitores a pesar de haber solicitado protección al entrar a Estados Unidos por la frontera sur. Muchos de estos menores y sus padres, madres y tutores legales han sido reunificados, sin embargo se espera que más de 900 padres y madres permanezcan separados de sus familias porque la administración los ha considerado “no aptos” o “aún no aptos” para la reunificación.

Damos las gracias a las más de quince mil personas que nos han brindado su ayuda en esta acción para lograr justicia para estas familias y acabar con la política cruel de separar a padres y madres solicitantes de asilo de sus hijos e hijas.

Desde Amnistía Internacional seguiremos trabajando incansablemente para conseguir que el gobierno de Donald Trump reúna a todas las familias separadas, no sustituya la separación por la detención familiar y se respeten los derechos de los solicitantes de asilo que llegan a Estados Unidos.

Petición antes del cierre

Después de que miles de personas en todo el mundo, y muy especialmente en los mismos Estados Unidos, hayan protestado por la extrema crueldad de las separaciones forzosas de familias solicitantes de asilo, la administración Trump ha declarado que dejará de hacerlo y detendrán a las familias juntas.

Sin embargo, la orden del presidente Trump de encarcelar a hijos e hijas con sus padres y madres en lugar de separarlos no hace más que sustituir un castigo traumático por otro. Además, se siguen dando casos de separación de familias en la frontera y no se han tomado medidas para reunir a las que ya han sido separadas.

Las autoridades estadounidenses deben liberar de inmediato a las familias que aspiran a solicitar asilo, y respetar su derecho a hacerlo en condiciones justas y humanas. Ningún menor de edad debe ser arrancado de los brazos de su padre o su madre ni obligado a crecer entre rejas.

Es hora de acabar definitivamente con las prácticas inhumanas de separar y detener a las familias.