Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

INFORMAR SOBRE LAS PROTESTAS DE BLACK LIVES MATTER NO ES DELITO ¡ACTÚA!

Retrato de Andrea Sahouri
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 6.366 firmantes

¡BUENAS NOTICIAS! ¡Andrea ha sido declarada inocente! En Amnistía Internacional nos alegramos muchísimo. Informar en una protesta como periodista no es un delito, y tratarlo como tal, constituye una violación de los derechos humanos. Consideramos que lo que le ha pasado a Andrea se inscribe en una tendencia más amplia de las fuerzas policiales de todo Estados Unidos a cometer violaciones graves y generalizadas de los derechos humanos en respuesta a las concentraciones, en su mayoría pacíficas, que protestan contra el racismo sistémico y la violencia policial, incluido el asesinato de personas negras. ¡Gracias por vuestra firma!

Petición antes del cierre

La noche del 31 de mayo de 2020, la periodista Andrea Sahouri estaba cubriendo para el periódico en el que trabaja una protesta organizada por el movimiento Black Lives Matter.

La cosa se empezó a poner fea cuando apareció la policía con equipo antidisturbios y ordenó a los manifestantes que se dispersaran. La policía disparó con gases lacrimógenos mientras la gente, y Andrea también, empezó a correr en múltiples direcciones. Andrea gritó "soy periodista, soy periodista", pero aún así, la rociaron con gas pimienta en los brazos y la cara dos veces a corta distancia. La policía la detuvo, esposó y metió en un furgón policial. La citaron por no dispersarse y por interferir en actos oficiales.

Ahora se enfrenta a un juicio por dos delitos menores, que podrían dar lugar a una multa, una condena de 30 días de cárcel o ambas cosas. Es indignante. Informar en el escenario de una protesta como periodista no es un delito. Es un derecho que tenemos que proteger.

El caso de Andrea no fue el único. Amnistía documentó este y 125 incidentes más de abusos contra los derechos humanos cometidos por agentes de la ley en las protestas de Black Lives Matter en Estados Unidos.

¡Actúa! En medio de este aumento de las tácticas violentas, tenemos que defender el derecho a la protesta, así como el derecho a la libertad de prensa.