Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Libera a Guligeina y a miles de personas de los campos de reeducación en China

Retrato de Guligeina Tashimaimaiti
© Privado
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 5.003 firmantes

Gracias a todas las personas que habéis firmado esta ciberacción. Cuando la abrimos e hicimos público un informe denunciando que las autoridades chinas estaba encerrando en centros de detención a personas de minorías étnicas, el gobierno chino salió desmintiendo la información. Sin embargo posteriormente, y ante evidencias presentadas por otras organizaciones y medios de comunicación, el gobierno confirmó la existencia de estos campos aunque señalando que eran sitios donde se educaba sobre cómo ser chinos.

Recientemente, se ha generado el movimiento #MeeTooUyghur en los que personas de la minoría uigur en el exilio se movilizan en redes sociales exigiendo al gobierno chino pruebas de que sus familiares que han desaparecido en el Sin-kiang están con vida. En Amnistía Internacional seguiremos trabajando para que Guligeina y todas las personas que puedan estar detenidas ilegalmente en esos campos sean liberadas.

Petición antes del cierre

Se estima que hasta un millón de personas podrían estar detenidas en los campos de reeducación de China. Guligeina podría ser una de ellas. ¡Sácalas de allí!

Guligeina Tashimaimaiti tiene 31 años y está haciendo un doctorado en la Universidad de Tecnología de Malasia.

Ella y su familia pertenecen a la etnia uigur, grupo predominantemente musulmán, con su propia lengua y costumbres y un problema para el gobierno de China que los considera terroristas en potencia.

La madre y el padre de Guleigeina viven en Sin-kiang, región noroccidental de China. Llevaba meses sin saber de ellos, así que en diciembre de 2017 decidió volar hasta allá. Guligeina quiso ser precavida y tenía un "santo y seña" con su amiga íntima Sammy: quedaron en que todas las semanas cambiaría su foto de perfil de WeChat (el "Facebook" chino) como prueba de que estaba bien. Cuando llegó de Malasia, la cambió. Hasta aquí, todo bien. Después pasaron dos semanas sin que la cambiara y un buen día apareció en su perfil una imagen sombría, oscura, en blanco y negro que parecía la celda de una cárcel. Desde entonces no se ha vuelto a saber de Guligeina y no ha seguido con su doctorado.

¿Qué le ha pasado a Guligeina? ¿Qué está pasando con personas de la etnia uigur y otras etnias minoritarias? China ha creado en secreto unos "campos de reeducación" para adoctrinarlas en el comunismo, utilizando métodos que van desde las amenazas a tortura pura y dura. Se estima que hasta un millón de personas podrían estar detenidas por ayunar, llevar un pañuelo en la cabeza, tener una barba larga, viajar, vivir o tener contactos en el extranjero, especialmente en países musulmanes, entre otras muchas razones peregrinas. ¡Guligeina podría ser una de estas personas!

SACA a la luz esta situación.
¡LIBEREMOS a Guligeina y a todas las personas que puedan estar detenidas ilegalmente en esos campos!