Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

¡Protejan a quienes defienden el derecho al agua en Chile!

Retrato de Rodrigo Mundaca
© Uffe Weng
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 12.517 firmantes

Damos las gracias a las más de 12.000 personas que han apoyado la petición de Amnistía Internacional para que el Estado chileno garantice protección a los defensores y defensoras de derechos humanos, y para que investiguen las amenazas de muerte recibidas por Rodrigo Mundaca y otros activistas que trabajan por el derecho al agua de las comunidades locales.

En el marco de la campaña global "Valiente", desde Amnistía Internacional seguimos respaldando el trabajo de quienes defienden los derechos humanos y denunciando las actuaciones que ponen en riesgo su seguridad o incluso su vida.

Petición antes del cierre

Rodrigo Mundaca y el resto de activistas de MODATIMA trabajan para proteger el acceso al agua en Chile, por lo que incluso han recibido amenazas de muerte.

El agua escasea en la provincia chilena de Petorca, pero los políticos y las empresas la están extrayendo ilegalmente, con lo que ponen en peligro a las comunidades locales. Rodrigo Mundaca es miembro del Movimiento de Defensa por el Acceso al Agua, la Tierra y la Protección del Medio Ambiente (MODATIMA), una organización que lucha para proteger el acceso al agua de las comunidades locales y denunciar su extracción ilegal. Debido a su valiente labor, algunos de estos activistas corrieron peligro de ser encarcelados en el pasado y actualmente se enfrentan a amenazas de muerte y agresiones físicas.

Rodrigo y el resto de integrantes de MODATIMA luchan infatigablemente por la protección de los demás. Únete a los y las valientes: exige que el gobierno chileno empiece a proteger a estos defensores y defensoras de los derechos humanos.

Latinoamérica es la región más peligrosa del mundo para los defensores y defensoras de los derechos humanos que trabajan sobre cuestiones relativas al medio ambiente, la tierra y el territorio. Estos defensores y defensoras son blanco frecuente de amenazas, seguimiento y vigilancia, y son sometidos arbitrariamente a procedimientos penales por sus actividades. Y Chile no es una excepción a este patrón.

Firma la petición para que las autoridades chilenas investiguen las amenazas de muerte y den a los defensores y defensoras de los derechos humanos la seguridad y protección que necesitan.