Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Justicia brasileña archiva el caso del asesinato de un niño de 10 años

Terezinha sujetando una foto en la que aparece junto a su hijo Eduardo
Eduardo de Jesús Ferreira junto a su madre, Terezinha.
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 9.436 firmantes

Damos las gracias a las miles de personas que han respaldado la petición para que no sea cerrado el caso del niño de 10 años Eduardo de Jesús, que murió a las puertas de su casa por disparos de la policía. 

La defensoría ha recurrido la decisión del Tribunal de Justicia de Río de Janeiro de archivar el caso, pero de momento no ha habido ninguna nueva decisión al respecto. 

Estas firmas se suman a las que se han recogido a nivel global y servirán para incidir en las autoridades brasileñas. Desde Amnistía Internacional seguimos de cerca este caso y, en general, trabajamos para documentar y denunciar los homicidios de jóvenes negros por parte de las fuerzas de seguridad. 

Petición antes del cierre

En una sorprendente decisión, el Tribunal de Justicia de Río de Janeiro ha decidido archivar el caso de Eduardo de Jesús Ferreira, un niño de 10 años que murió por disparos de la policía militar.

El  2 de abril de 2015 Eduardo esperaba a su hermana en la puerta de su casa en una favela de Río de Janeiro, cuando policías militares dispararon matando al niño. Los policías intentaron retirar el cuerpo y alterar la escena del crimen, colocando un arma para criminalizar a la víctima y que pareciera que habían actuado en legítima defensa. Familiares y vecinos se movilizaron y se lo impidieron. Aunque no había ningún tiroteo en el momento en que Eduardo murió, los policías alegaron legítima defensa.

En noviembre de 2015, una investigación de la Policía Civil concluyó que el tiro que mató a Eduardo fue efectivamente disparado por un policía militar pero que había actuado en legítima defensa. Aunque el Ministerio Público puso una denuncia contra los policías implicados en el caso para que fueran juzgados, ahora la Sala segunda de la Cámara de lo Penal ha decidido archivar el caso.

Es un escándalo. Eduardo tenía 10 años. Iba desarmado. No había ningún tiroteo en la zona. Aún así,  un policía militar disparó y lo mató. Este crimen no puede quedar impune. Los responsables deber de responder ante la justicia.

Todavía cabe la posibilidad de presentar recurso ante el Ministerio Público. Terezinha Maria de Jesus, madre de Eduardo, sigue su lucha por la justicia. Únete a ella y exige justicia para Eduardo.