Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Arabia Saudí: ¡Urgente! Tres jóvenes pueden ser ejecutados en cualquier momento

Retrato de Ali al-Nimr
Ali Mohammed Baqir al-Nimr © Particular

La ejecución de 47 personas el 2 de enero de 2016 hace temer que en breve sean ejecutados en Arabia Saudí Ali Mohammed Baqir al-Nimr y otros dos jóvenes activistas chiíes, detenidos cuando eran menores de edad tras haber participado en concentraciones en contra del gobierno.

Entre las personas ejecutadas el 2 de enero estaban el destacado clérigo musulmán chií y crítico abierto del gobierno del país Sheikh Nimr Baqir al Nimr y otros tres activistas musulmanes chiíes.

El sobrino de Sheikh Nimr Baqir al Nimr, Ali Mohammed Baqir al-Nimr, que se había "confesado" culpable de delitos cometidos cuando tenía 17 años, ha agotado todas las vías de apelación. El juicio fue flagrantemente injusto y basado en "confesiones" que, según afirma el joven, le fueron extraídas mediante tortura. Le negaron su derecho a reunirse con su abogado para responder a los cargos presentados inicialmente contra él y posteriormente le negaron el derecho a apelar contra la condena a muerte.

Abdullah Hasan al-Zaher y Dawood Hussein al-Marhoon, son otros dos activistas chiíes saudíes detenidos cuando tenían 16 y 17 años. También afirman que fueron torturados y que se les negó el acceso a un abogado durante sus interrogatorios.

Los tres fueron detenidos en distintos momentos en 2012, cuando tenían todos menos de 18 años, y condenados a muerte en 2014. El 5 de octubre los recluyeron en régimen de aislamiento y están incomunicados desde entonces. El tribunal de apelaciones y el Tribunal Supremo de Arabia Saudí han confirmado sus condenas a muerte este año. Podrían ser ejecutados tan pronto como el rey ratifique sus condenas.

La Convención de la ONU sobre los Derechos del Niño, que es vinculante jurídicamente para Arabia Saudí, establece claramente que no puede imponerse la pena de muerte por delitos cometidos por menores de 18 años.

Arabia Saudí es uno de los verdugos más activos del mundo. A lo largo de 2015 ha ejecutado al menos a 151 personas, el número más alto desde 1995. Cerca de la mitad de las personas ejecutadas habían sido condenadas por delitos que, según el derecho internacional, no serían punibles con la muerte.” La pena de muerte se impone a menudo en juicios injustos, incluso a personas menores de edad en el momento del presunto delito o con discapacidad mental.

Exige al rey de Arabia Saudí que anule la condena a muerte de Ali al Nimr, Abdullah Hasan al-Zaher y Dawood Hussein y que dicte de inmediato una suspensión oficial de todas las ejecuciones.

¡Firma!
Firma la petición
Ayúdanos a llegar a 160.000
158.311 firmas
Fima y enviaremos esta petición en tu nombre a las autoridades saudíes.

Enviaremos esta petición junto con tu nombre, apellidos y correo electrónico.

Bandar Mohammed ‘Abdullah al-Aiban
Presidente de la Comisión de Derechos Humanos

Excelencia:

Me dirijo a usted para expresar mi preocupación por el caso de Ali Mohammed Baqir al-Nimr, Abdullah Hasan al-Zaher y Dawood Hussein, condenados a muerte tras ser imputados por unos delitos que se cometieron cuando eran menores de edad. Pueden ser ejecutado en cualquier momento, una vez que usted hayan ratificado las condenas.

El 27 de mayo de 2014, el Tribunal Penal Especial de Yidda condenó a muerte a Ali al-Nimr por delitos como participar en manifestaciones contra el gobierno, atacar a las fuerzas de seguridad, estar en posesión de una ametralladora y cometer robos a mano armada. Aunque Ali al-Nimr afirma haber hecho bajo tortura y malos tratos las "confesiones" en las que el tribunal basó su decisión, éste se ha negado a investigar tal acusación.

Ali al-Nimr fue detenido el 14 de febrero de 2012, cuando tenía 17 años. No le han permitido ver a su abogado, y asegura haber sido torturado por agentes de la Dirección General de Investigaciones para obligarle a firmar una "confesión". Posteriormente, fue trasladado a un centro de rehabilitación de menores, Dar al-Mulahaza, pero volvió de nuevo a la prisión de la Dirección General de Investigaciones en Damman cuando cumplió los 18 años.

Los activistas chiíes Abdullah Hasan al-Zaher y Dawood Hussein al-Marhoon fueron recluidos el 5 de octubre en régimen de aislamiento en la prisión de Al Hair y están incomunicación desde entonces. El Tribunal Penal Especial de la capital saudí, Riad, los condenó a muerte el 22 de octubre de 2014, tras haberlos declarado culpables de, entre otros delitos, "participar en las marchas y concentraciones de los disturbios de Awamiyya”, “corear consignas contra el Estado con objeto de desestabilizar la seguridad del país y derrocar su sistema de gobierno", "participar en el homicidio de agentes de policía fabricando y utilizando cócteles molotov para atacarlos" y "perpetrar un robo a mano armada”.

Durante el tiempo que pasaron en prisión preventiva, se les negó el acceso a su abogado, que sólo pudo reunirse con ellos en la segunda vista del juicio. El tribunal de apelación y el Tribunal Supremo han confirmado sus condenas este año, sin comunicárselo.

Abdullah al-Zaher y Dawood al-Marhoon fueron detenidos el 3 de marzo y el 22 de mayo de 2012, cuando tenían 16 y 17 años, respectivamente. Los llevaron a un centro de rehabilitación juvenil (Dar al Mulahaza) de Dammam, Provincia Oriental, donde estuvieron recluidos hasta que cumplieron los 18 años. Entonces los trasladaron prisión de la Dirección General de Investigaciones de Dammam. Los interrogaron sin permitirles comunicarse con un abogado, y afirman que los agentes de la Dirección General los torturaron para obligarlos a "confesar".

Le recuerdo que Arabia Saudí es Estado Parte en la Convención sobre los Derechos del Niño, que prohíbe terminantemente el uso de la pena de muerte por delitos cometidos por cualquier persona menor de 18 años.

Pido que inste a las autoridades a anular la sentencia y la condena a muerte de Ali Mohammed Baqir al-Nimr, Abdullah Hasan al-Zaher y Dawood Hussein, y a garantizar que sean sometidos a unos juicios justos, acordes al derecho y las normas internacionales, en el que no se pueda imponer la pena capital y abra una investigación independiente sobre sus denuncias de tortura y otros malos tratos.

Pido que establezcan de inmediato una suspensión oficial de las ejecuciones con vistas a abolir la pena capital en Arabia Saudí.

Atentamente,

Si ya has firmado alguna acción antes, rellena sólo tu email:
Es la primera vez que actúo
Al participar en esta acción aceptas la política de privacidad