Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

¡S.O.S. Alepo: nos están aniquilando!

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 67.375 firmantes

Gracias a todas las personas que se han unido a nuestra petición para que los gobiernos de Siria y Rusia parasen los ataques ilegales contra la población civil de Alepo y permitiesen la entrada de ayuda humanitaria.

En los últimos meses, mientras se intensificaba el asalto de Alepo, las fuerzas sirias, con apoyo ruso e iraní, han azotado implacablemente la ciudad y han atacado a civiles, hospitales y edificios residenciales como parte de una estrategia de guerra para expulsar a los residentes de la zona y hacerse con el territorio. Estos despiadados ataques han dado muestra de un cruel desprecio del derecho internacional. Amnistía Internacional sigue trabajando para que estos crímenes no queden impunes y los responsables rindan cuentas ante la justicia.

De momento, la situación sigue siendo desesperada, con decenas de miles de personas pendientes de evacuación. Os pedimos firmar nuestro llamamiento a los gobiernos de Siria, Rusia e Irán para que garanticen una evacuación segura de la población civil de Alepo.

Petición antes del cierre

La magnitud del derramamiento de sangre y la destrucción causados en el este de la ciudad de Alepo a lo largo del último mes es espeluznante.

De acuerdo con informes creíbles de activistas, residentes y de la prensa, el gobierno sirio estaría utilizando armas incendiarias, municiones de racimo prohibidas internacionalmente y bombas anti-búnker para atacar áreas civiles.

Los mensajes que Amnistía Internacional ha recibido de personas atrapadas en la ciudad hablan de aniquilación.


La lucha por el control de Alepo ha sometido a esta gobernación y a la ciudad del mismo nombre a un implacable bombardeo, del que no escapan escuelas, edificios residenciales, hospitales, centros médicos… El gobierno sirio y su aliada Rusia están utilizando la fuerza aérea para causar sufrimiento de forma premeditada a la población civil. Todo vale dentro de la estrategia militar para vaciar las ciudades y los pueblos con el fin de allanar el camino para que avancen las fuerzas terrestres.

La estrategia también contempla cercar las partes de la ciudad que no están bajo su control para impedir el acceso de la ayuda humanitaria y médica. Las personas heridas se mueren debido a la escasez de personal médico, de equipamientos y medicinas y a la escasez de hospitales en funcionamiento. Conseguir comida y agua potable en medio de los bombardeos se convierte en el desafío cotidiano para miles de personas.

La reciente pausa de varias horas en los bombardeos acordada por Rusia no sustituye al acceso sin trabas de ayuda humanitaria imparcial ni al cese de los ataques ilegítimos.

Siria y Rusia deben poner fin a los bombardeos ilegales en Alepo y permitir el paso de ayuda humanitaria.