Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Aasia Bibi: En peligro la mujer cristiana condenada por blasfemia en Pakistán

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 38.258 firmantes

Gracias a todas las personas que se han sumado a la causa de Aasia Bibi. En Amnistía Internacional nos alegramos mucho de que haya sido absuelta tras pasar ochos largos años injustamente encarcelada. Esperamos que finalmente pueda encontrar seguridad y paz, y vivir junto con su familia en el país que decidan. Sin la solidaridad internacional esta noticia no hubiera sido posible, ¡muchas gracias!

Petición antes del cierre

Actualización 29 enero 2019: ¡Aasia Bibi un poquito más cerca de la libertad! El Tribunal Supremo la ha absuelto otra vez de todos los cargos y ha ordenado su liberación. Como la última vez esto solo significó cambiar la cárcel por esconderse en una casa en Islamabad, te pedimos una firma o compartir esta ciber con personas que no la hayan firmado para incrementar la presión hacia las autoridades pakistaníes. ¡Gracias!

Aasia Bibi era una jornalera de 54 años y madre de cinco hijos. Para su desgracia es la cristiana más famosa de su país, Pakistán.

En 2010 fue declarada culpable de blasfemia y condenada a muerte porque alguien la denunció por haberla oído insultar al profeta Mahoma. Además de cristiana, Aasia Bibi sufre discriminación por ser dalit, casta a la que se considera “intocable”.

En octubre, esto es nueve años después de su detención, el Tribunal Supremo de Pakistán la absolvió por falta de pruebas, lo que provocó protestas violentas en las principales ciudades del país con multitudes enfurecidas incendiando coches y bloqueando carreteras. El gobierno se arrugó: prohibió a Aasia que abandonara el país y solicitó al Tribunal Supremo que revisara la sentencia, que ahora ha confirmado.

Queremos ver esa foto de reunión de Aasia con su familia en Pakistán o fuera del país. Es lo que han dicho los jueces y lo que las autoridades deben hacer de manera inmediata y sin acceder a nuevas presiones. ¡Estamos a un paso de conseguirlo!