Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Fallece el fundador de Amnistía Internacional

Peter Benenson (AI)

El pasado viernes 25 de febrero falleció Peter Benenson, fundador de la organización internacional de derechos humanos Amnistía Internacional. Peter Benenson tenía 83 años de edad.

 

Peter Benenson fundó y fue el impulsor de Amnistía Internacional en 1961. Empezó como una campaña de un año de duración que tenía como objetivo lograr la excarcelación de seis presos de conciencia, campaña que luego se convertiría en un movimiento de defensa de los derechos humanos de ámbito mundial y, en medio de todo, en una organización internacional –Amnistía Internacional– que se ha ocupado de varios miles de casos de víctimas de violaciones de derechos humanos y ha servido de estímulo a millones de personas en todo el mundo para defender los derechos humanos.

 

“Durante toda su vida, Peter Benenson mostró con valentía su compromiso visionario con la lucha contra la injusticia en todo el mundo”, dice Irene Khan, secretaria general de Amnistía Internacional.

 

“Llevó un rayo de esperanza a la oscuridad de las prisiones, al horror de las cámaras de tortura y a la tragedia de los campos de muerte del mundo. Fue un hombre cuya conciencia brilló en un mundo cruel y espantoso; creía en la capacidad del ciudadano de a pie para generar un cambio extraordinario y con la fundación de Amnistía Internacional nos dio a cada uno de nosotros la oportunidad de hacer que las cosas cambien”.

 

“En 1961, gracias a la visión de Peter Benenson, nace el activismo en defensa de los derechos humanos. En 2005, nos deja como herencia un movimiento de derechos humanos de alcance mundial que no se extinguirá nunca”.

 

El “Llamamiento en favor de la amnistía”, una campaña de un año de duración, se lanzó el 28 de mayo de 1961 en un artículo titulado The forgotten prisoners (Los presos olvidados), publicado en el periódico británico The Observer. Ese llamamiento atrajo millares de simpatizantes y dio origen a un movimiento mundial de derechos humanos.

 

El catalizador de la campaña fue la indignación que embargó a Benenson al leer un artículo sobre el encarcelamiento de dos estudiantes por haber brindado en favor de la libertad en un café de Lisboa.

 

En los primeros años de existencia de Amnistía Internacional, Peter Benenson aportó buena parte de la financiación del movimiento, participó en visitas de investigación e intervino en todos los asuntos de la organización.

 

Otras actividades llevadas a cabo por Benenson a lo largo de su vida fueron: adoptar a huérfanos de la guerra civil española, llevar al Reino Unido a judíos que habían huido de la Alemania nazi, llevar a cabo labores de observación en procesos judiciales como miembro de la Sociedad de Abogados Laboristas, ayudar a fundar la organización Justice y fundar una sociedad para personas aquejadas de enfermedad celiaca.

 

En la ceremonia conmemorativa del vigésimo quinto aniversario de Amnistía Internacional, Benenson encendió lo que se ha convertido en el símbolo de la organización, una vela rodeada de alambre de espino, y pronunció estas palabras:

 

“La vela no arde por nosotros, sino por todos aquellos que no conseguimos sacar de prisión, que fueron abatidos camino de la prisión, que fueron torturados, que fueron secuestrados o víctimas de ‘desaparición’. Para eso es la vela.”

 

Hoy en día, Amnistía Internacional tiene 44 años de vida y se ha convertido en la organización independiente de derechos humanos más grande del mundo, con más de 1,8 millón de miembros y simpatizantes activos en todas las partes del planeta.

 

Cómo puedo ayudar