Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Darfur, un caso que sienta jurisprudencia en la Unión Africana

Mientras continúan incendiándose poblados en Sudán, Amnistía Internacional insta a la Asamblea de la Unión Africana, reunida ahora en Abuja, a que reafirme su compromiso de resolver la crisis de derechos humanos de Darfur y reforzar la fuerza de observación y protección de la Unión Africana en la región.

 

El Consejo de Paz y Seguridad de la Unión Africana declaró el 20 de octubre de 2004 que se iban a enviar a Darfur 3.320 efectivos, entre observadores, policía, fuerzas armadas de protección y personal vario, con el cometido de investigar abusos contra civiles y violaciones del alto el fuego, así como de debe proteger a las personas cuya seguridad corra peligro. Sin embargo, tres meses después de dicha declaración, la fuerza de la Unión Africana en Darfur tiene alrededor de 1.300 efectivos. Mientras tanto, en los últimos tres días, un bombardeo  en el poblado de Hamada ha matado al menos a 69 civiles, y los poblados de las proximidades de Malam han sido incendiados.

 

La Unión Africana debe explicar claramente al gobierno y a los grupos armados sudaneses que su misión en Sudán (AMIS) tiene intención de cumplir su mandato y que tomará medidas para proteger a los civiles siempre que corran peligro. La AMIS debe desplegarse rápidamente en todas las partes de Darfur donde los civiles corran peligro, y tiene que aumentar su presencia en las zonas civiles no controladas por las partes en el conflicto. Sólo así les parecerá seguro regresar a casa a las personas que se encuentran ahora, sufriendo, en los campos de desplazados de Sudán y en los campos de refugiados de Chad.

 

Reunidas en una rueda de prensa celebrada el 26 de enero en Abuja, Amnistía Internacional y decenas de organizaciones de la sociedad civil africana pidieron a los miembros de la Unión Africana que apoyaran una remisión de la situación en Sudán al fiscal de la Corte Penal Internacional por el Consejo de Seguridad de la ONU. Asimismo, las organizaciones instaron a la Unión Africana a trabajar con el gobierno y la sociedad civil sudaneses en la elaboración y aplicación de un plan exhaustivo para poner fin a la impunidad de los delitos cometidos en todas las partes de Sudán, incluido Darfur.

 

El Centro de Documentación y Ayuda a Darfur (Darfur Relief and Documentation Centre) dijo que la Unión Africana tenía el deber de entrar en acción dado el inmenso número (más de dos millones) de personas afectadas, entre desplazados y demás. Advirtió de que Darfur estaba repleto de armas, de que están surgiendo caudillos y de que se había formado otro grupo armado en Kordofan, lo que hacía temer aún más que la crisis estuviera propagándose.

 

Muchas organizaciones expresaron su preocupación con respecto a si la Unión Africana tenía la voluntad política de entrar en acción y pidieron a la sociedad civil que ejerciera presión sobre sus líderes en bien de la población de Darfur.

 

Las organizaciones hicieron hincapié en que la antigua Organización de la Unidad Africana (OUA) era una organización de jefes de Estado que procuraban no inmiscuirse en los asuntos internos de los demás. Sin embargo, el Acta Constituyente de la Unión Africana dispone que uno de los objetivos de ésta será la promoción y protección de los derechos humanos y de los pueblos, y uno de los principios de la Unión Africana es su derecho a intervenir en un Estado miembro en circunstancias graves, como crímenes de guerra, genocidio y crímenes de lesa humanidad.  

 

Algunos de los participantes recalcaron que, si la Unión Africana no se ocupa del problema de la impunidad, sus objetivos serán inalcanzables.

 

La organización Justice Africa hizo hincapié en que los atentados que se cometen en los países africanos sólo se detendrán cuando se esté de acuerdo en que nadie puede matar impunemente a un africano. La organización anfitriona de la rueda de prensa, Open Society Justice Initiative, resaltó que las actitudes cambiarán tan pronto como se comprenda que las personas tienen que rendir cuentas de sus acciones.