Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Bloguera detenida mientras continúa la represión

Ghazzawi ha sido una de las pocas blogueras sirias que ha posteado con su propio nombre © Jillian york

La detención de una destacada bloguera sirioestadounidense, al parecer por sus actividades pacíficas en favor de la reforma, supone otro retroceso para el régimen sirio, ha manifestado hoy Amnistía Internacional.

Razan Ghazzawi, de 31 años, fue detenida el domingo por la policía de inmigración siria en la frontera de Siria con Jordania. Se dirigía a la capital jordana, Ammán, para asistir a un taller sobre la libertad de los medios de comunicación en el mundo árabe.

Nacida en Estados Unidos y educada en Arabia Saudí y Damasco, Razan Ghazzawi ha hecho campaña en favor de la liberación de activistas y blogueros encarcelados en Siria durante las protestas populares en favor de la reforma que están teniendo lugar y su violenta represión por las fuerzas de seguridad sirias.

“El gobierno sirio se comprometió a poner en libertad a todas las personas detenidas por participar en los actuales acontecimientos, pero muchos miles continúan entre rejas y ahora se ha unido a ellos la bloguera Razan Ghazzawi, muy conocida por su labor de promoción de la libertad de expresión”, ha afirmado Ann Harrison, directora interina adjunta del Programa de Amnistía Internacional para Oriente Medio y Norte de África.

“Razan Ghazzawi es casi con seguridad una presa de conciencia, recluida exclusivamente por la expresión pacífica de sus legítimas convicciones. Debe ser puesta en libertad de inmediato y sin condiciones si no va a ser acusada de un delito común reconocible”.

“Al estar recluida en régimen de incomunicación en un lugar desconocido, corre peligro de sufrir tortura. Como mínimo, las autoridades sirias deben comunicar su paradero a la familia inmediatamente y permitir que Razan tenga acceso a familiares y a un abogado de su elección”.

Miles de personas más han sido detenidas desde que comenzaron las protestas en favor de la reforma en Siria, a mediados de marzo; muchas están recluidas en régimen de incomunicación en lugares desconocidos donde, según informes, la tortura y otros malos tratos son habituales. Amnistía Internacional ha recibido los nombres de 180 personas que, según la información recibida, han muerto bajo custodia en Siria desde marzo.

Razan Ghazzawi, encargada de medios de comunicación del Centro Sirio para la Libertad de Expresión y los Medios de Comunicación, es de los pocos autores y autoras de blog que firman las entradas con su verdadero nombre. Publicó información sobre violaciones de derechos humanos en Siria y otros asuntos en su blog, http://razanghazzawi.com, y en Twitter como @RedRazan. 

Sus colegas blogueros han puesto en marcha una campaña en línea para captar apoyos en favor de su liberación.

En la última entrada que publicó, el 1 de diciembre, Razan expresaba su satisfacción por la liberación de su colega bloguero Hussein Gher a finales de la semana pasada, tras permanecer más de 30 días en la cárcel.

Amigos y colegas han elogiado la determinación y valentía de Razan Ghazzawi. Poco antes de su detención, Razan dijo: 

“Si me sucede algo, que sepáis que el régimen no teme tanto a los presos como a aquellos de vosotros que no se olvidan de ellos”.

El 2 de noviembre de 2011, el gobierno sirio se comprometió a poner fin a la violencia y liberar a todas las personas detenidas en relación con los hechos como parte de un mapa de ruta acordado con la Liga de los Estados Árabes. El Estado sirio ha sido apartado de la organización regional al no haber cumplido ese compromiso ni otros, como permitir el acceso de observadores internacionales. 

El 23 de noviembre, la Comisión de Investigación establecida por el Consejo de Derechos Humanos de la ONU manifestó: “A la comisión le preocupa gravemente que [...] se hayan cometido crímenes de lesa humanidad” en Siria.

Amnistía Internacional viene pidiendo desde abril de 2011 al Consejo de Seguridad de la ONU que remita la situación de Siria al fiscal de la Corte Penal Internacional para que investigue las violaciones de derechos humanos que constituyen crímenes de lesa humanidad.