Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Amnistía Internacional hace un llamamiento urgente contra la ejecución de tres personas en Irak

A través de www.actuaconamnistia.org, los ciudadanos pueden dirigirse a las autoridades iraquíes para evitar estas nuevas ejecuciones

Madrid.- Tras la ejecución el pasado día 30 de Sadam Husein, otras tres personas podrían ser ejecutadas el próximo domingo 7 de enero. Barzan Ibrahim al-Tikriti, ‘Awad Hamad al-Bandar al-Sa’dun, fueron condenados a muerte el 5 de noviembre en un juicio injusto. En ese mismo juicio al vicepresidente Taha Yassin Ramadhan se le impuso una pena de cadena perpetua, aunque ahora es probable que sea condenado a muerte. 

 

Por ello, Amnistía Internacional ha puesto en marcha una acción urgente a través de su web: www.actuaconamnistia.org, para pedir a los ciudadanos que se dirijan al Presidente de Iraq, Jalal Talaban, al Primer Ministro, Nuri Kamil al-Maliki, y al Ministro de Justicia, Hashim al- Civil exigiéndoles que impidan la ejecución de estas personas.

 

Amnistía Internacional se opone a la pena de muerte en todas las circunstancias, pero ya tras la ratificación por parte del Tribunal de Apelación iraquí de las condenas a muerte de Sadam Husein y dos de sus colaboradores, la organización condenó enérgicamente esta decisión, por haberse impuesto en un juicio injusto.

 

Barzan Ibrahim al-Tikriti, hermanastro de Sadam Husein, era el jefe de los servicios de inteligencia iraquíes, Mukhabarat. ‘Awad Hamad al-Bandar al-Sa’dun era el presidente del Tribunal Revolucionario. Fueron condenados a muerte, junto con el ex presidente Sadam Husein, en un juicio injusto celebrado ante el Alto Tribunal Penal Iraquí, en relación con el homicidio de 148 personas del pueblo de Al Duyail, situado al norte de Bagdad, tras un intento fallido de asesinar a Sadam Husein llevado a cabo en 1982. Otros cuatro coacusados, entre los que figuraba Taha Yassin Ramadhan, fueron condenados a prisión, y un quinto resultó absuelto.

 

La Sala de Apelaciones del Alto Tribunal Penal Iraquí rechazó el 26 de diciembre de 2006 los recursos interpuestos por los tres condenados a muerte, por lo que, de acuerdo con la ley, las condenas debían ejecutarse en el plazo de 30 días. Sadam Husein fue ejecutado en la horca el 30 de diciembre.

 

Taha Yassin Ramadhan corre también riesgo de ejecución. El 26 de diciembre de 2006, la Sala de Apelaciones remitió su causa al tribunal, solicitando una pena más severa, lo que indica que podría ser condenado a muerte y ejecutado.

 

INFORMACIÓN COMPLEMENTARIA
Amnistía Internacional acogió con satisfacción la decisión de llevar a Sadam Husein ante la justicia por las violaciones de derechos humanos cometidas por su gobierno, pero tendría que haberse hecho por medio de un proceso judicial justo y sin recurrir a la pena de muerte. Al final, el juicio, iniciado en octubre de 2005 en Bagdad, careció de las debidas garantías. Estuvo caracterizado por las injerencias políticas, y fue muy criticado por no cumplir las normas internacionales sobre juicios justos. No se tomaron las debidas medidas para garantizar la protección de los testigos y los abogados defensores, tres de los cuales fueron asesinados en el curso del procedimiento. Amnistía Internacional expuso varias veces su preocupación por el juicio de Sadam Husein y otros acusados ante el Alto Tribunal Penal Iraquí.

 

Desde la reintroducción de la pena capital en Irak, en agosto de 2004, se ha condenado a muerte a decenas de personas y se ha producido un rápido aumento del número de ejecuciones, hasta ascender al menos a 65 sólo en 2006, en muchos casos como resultado de condenas impuestas probablemente en juicios injustos.