Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar
  • Blog
Kitty Anderson. © Amnistía Internacional

Comprender la “I” de LGBTI. ¿Qué es la intersexualidad?

¿Sabes qué significa el término intersexual? Si la respuesta es no, no eres el único o la única a quien le pasa. Mucha gente no es capaz de explicar qué significa ni de decir cuáles son los problemas a los que se enfrentan las personas intersexuales. Además del estigma y la discriminación, muchos niños y niñas que nacen intersexuales sufren cirugías médicas innecesarias en sus primeros años, que dan forma irrevocablemente a sus vidas antes de que puedan siquiera expresar su opinión.


Hemos estado hablando con la destacada líder intersexual Kitty Anderson, que durante los últimos dos años y medio ha dedicado su tiempo a luchar por los derechos de las personas intersexuales.

¿Qué significa ser intersexual?

El término intersexual es un término general que abarca a un amplio grupo de personas cuyas características sexuales quedan fuera de las “normas” típicas binarias de masculino o femenino. Entre esas características pueden incluirse características sexuales primarias, como los genitales internos y externos, los sistemas reproductores, los niveles hormonales y los cromosomas de sexo o características sexuales secundarias que se hacen patentes en la pubertad.

La intersexualidad consiste en una serie de características biológicas, no en tu identidad de género en sí. Tampoco trata de tu orientación sexual: las personas intersexuales tienen muchas orientaciones sexuales.


El objetivo de la comunidad intersexual es poner fin a las intervenciones médicas innecesarias en niños y niñas basadas en motivos cosméticos o sociales. © Amnistía Internacional

¿Cómo descubriste que eras intersexual?

Yo lo descubrí a los 13 años, y me quedé totalmente aterrada. A veces hay un montón de secreto y estigma en torno a la intersexualidad, y era algo que a mí me habían ocultado. Pero cuando, dos años después, nació mi primo –que también es intersexual–, mi familia no lo mantuvo en secreto, y fue un proceso sanador para todos.

Me llevó mucho tiempo superar el sentimiento de que era algo que no debía mencionar, y eso afecta a tu vida social. Cuando surgían temas como la menstruación o tener hijos, yo me limitaba a asentir y seguir la conversación porque era lo que se esperaba de mí. Pero no quería.