Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Sudán: una mujer cristiana podría ser flagelada por “indumentaria indecente”

Fardous Al-Toum, una de las 10 mujeres cristianas acusadas de llevar "indumentaria indecente", sentenciada a 20 latigazos y una multa. © Babil Kush
Fardous Al-Toum, una de las 10 mujeres cristianas acusadas de llevar "indumentaria indecente", sentenciada a 20 latigazos y una multa. © Babil Kush
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 78.211 firmantes

Petición antes del cierre

Pide al Presidente de Sudán que sean retirados los cargos contra las mujeres y que se derogue el delito de “indumentaria indecente”, dispuesto en el artículo 152 del Código Penal de 1991.

Esta acción está ahora cerrada (18 de Septiembre de 2015)

Gracias a todas las personas que han firmado, distribuido y apoyado en redes esta ciberacción. Gracias a vosotro/as contribuimos a la visibilidad internacional de este caso. También se consiguió que algunas fueran declaradas inocentes y otras condenadas a multas pequeñas. Posteriormente conseguimos que todas quedaran en libertad. En la actualidad solo dos de ellas están recurriendo sus sentencias.
Desde Amnistía Internacional seguiremos este caso hasta el final, sobre todo el de Ferdous Al Toum sobre la cual sigue pendiente una sentencia a 20 latigazos. También continuaremos con nuestra campaña para que nadie pueda ser flagelado en Sudán por una “indumentaria indecente”.
Una vez mas ¡gracias!

Petición antes del cierre

¡BUENAS NOTICIAS! Todas las mujeres han sido liberadas y en su mayoría han sido o bien declaradas inocentes o condenadas a multas pequeñas. Sin embargo todavía están recurriendo Ferdous Al Toum, que fue sentenciada a 20 latigazos y una multa, y Rehab Omer Kakoum, también condenada a pagar una multa. Por favor, sigue firmando para conseguir que se retiren los cargos y que nadie sea flagelado por llevar pantalón o falda.

Doce mujeres, cristianas y estudiantes de edades comprendidas entre los 17 y los 23 años, acudieron a una ceremonia el 25 de junio en una iglesia baptista evangélica en la capital de Sudán, Jartum. Todas ellas  procedían de las montañas Nuba, una zona de Kordofán del Sur que ha sido desgarrada por la guerra. Al salir de la ceremonia, la Policía de Orden Público les dio el alto: las mujeres vestían pantalones o faldas.

Todas están en libertad ya. Diez fueron juzgadas con resultado desigual: si bien ocho fueron declaradas inocentes o condenadas a pequeñas multas, Ferdous Al Toum y Rehab Omer Kakoum están recurriendo sus sentencias porque sus multas son cuantiosas (500 libras sudanesas, que equivalen a 71 euros) y además, Ferdous está ¡condenada a 20 latigazos! 

El artículo 152 del Código Penal de 1991 concede a la Policía de Orden Público de Sudán amplias facultades para detener a cualquier persona por “indumentaria indecente”, un delito castigado con 40 latigazos, el pago de una multa o ambas cosas.   Esta es una forma tremendamente discriminatoria y completamente inadecuada de imponer el orden público, que viola los derechos de las mujeres.

Las autoridades de Sudán deben retirar los cargos contra todas las mujeres y derogar el “delito” de “indumentaria indecente”, dispuesto en el artículo 152 del Código Penal de 1991.