Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Myanmar: Justicia ante crímenes contra la humanidad

Refugiadas y refugiados rohingyas llegan a Bangladesh desde Myanmar
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 3.975 firmantes

¡Buenísimas noticias! El Consejo de Derechos Humanos de la ONU aprobó el 27 de septiembre una resolución sobre Myanmar por la que se establece un organismo internacional que recopilará y protegerá, y preparará expedientes para el futuro procesamiento penal de los responsables de algunos de los más graves crímenes de derecho internacional.

Esta decisión se ha tomado con el liderazgo conjunto de la Unión Europea y la Organización de Cooperación Islámica, y gracias a la presión de las casi 4.000 personas que habéis firmado la petición y de 90.000 firmas de todo el mundo que Amnistía Internacional entregó al Consejo de Derechos Humanos, pidiendo el mecanismo de responsabilidad que se acaba de aprobar.

Amnistía Internacional continuará requiriendo al Consejo de Seguridad de la ONU que remita la situación a la Corte Penal Internacional, y a los líderes mundiales en la Asamblea General que pidan cuentas a los responsables militares de Myanmar.

Para más información: https://www.es.amnesty.org/en-que-estamos/noticias/noticia/articulo/reaccion-de-amnistia-internacional-a-la-resolucion-del-consejo-de-derechos-humanos-de-la-onu-sobr/

¡Gracias por vuestro apoyo!

Petición antes del cierre

Sabemos exactamente quiénes son los principales sospechosos. Ahora queremos que sean juzgados. ¡Tú puedes hacer justicia!

Tras los ataques de un grupo armado conocido como el Ejército de Salvación Rohingya Arakan a puestos de seguridad, las fuerzas de seguridad de Myanmar arrasaron cientos de aldeas rohingyas. Cuesta creer el horror que se desató a raíz del ataque: mataron a mujeres, hombres y niños, violaron a mujeres y niñas, arrastraron a hombres y niños a los lugares de detención y los torturaron, quemaron casas, tiendas y mezquitas. Los abusos fueron tales que más de 700.000 personas huyeron cruzando la frontera a Bangladesh.

La explosión de violencia no fue obra de soldados descontrolados. Fue un ataque sistemático y bien organizado contra la población rohingya. Se cometieron crímenes de lesa humanidad.

En Amnistía Internacional hemos identificado a 13 personas que desempeñaron un papel importante en los crímenes cometidos, ya sea como perpetradores directos o por su responsabilidad en la cadena de mando. Deben responder ante la justicia.

Firma para que los militares del ejército de Myanmar con sangre en sus manos no queden impunes.