Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

GRECIA: LAS PERSONAS REFUGIADAS NECESITAN PROTECCIÓN

Una mujer refugiada cargando a una niña. Al fondo, tiendas de campaña
¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 18.238 firmantes

En las últimas semanas varias personas han sido trasladadas por la autoridades griegas a territorio continental. Entre ellas, varios menores de edad no acompañados, que serán reubicados en otros países de la Unión Europea, como Alemania, Portugal o Bélgica, entre otros. Sin embargo, aún quedan miles de personas en las islas griegas en necesidad de reubicación, por lo que Amnistía Internacional seguirá trabajando para que estas personas vean garantizado su derecho a protección internacional.

Gracias a todas las personas que han participado en esta acción.

Petición antes del cierre

Millones de personas hemos pasado dos meses confinadas en nuestras casas pero, ¿qué ocurre con aquellas que tuvieron que abandonar sus hogares huyendo del horror? Mientras el mundo se enfrenta a la pandemia de COVID-19, los riesgos para las personas refugiadas en las islas griegas se multiplican.

En los campamentos de Grecia, miles de personas mayores, con enfermedades crónicas, algunas con discapacidades, niños, niñas, bebés, mujeres embarazadas soportan condiciones de vida inhumanas. Hoy en día hay alrededor de 34.000 migrantes y solicitantes de asilo en las islas griegas, la mayoría en campamentos superpoblados como Moria en Lesbos o Vathy en Samos. De ellas, alrededor de 5.200 son menores que no tienen cerca a sus madres o padres.

El acceso en estos campamentos al agua, baño o duchas es extremadamente limitado, al igual que la comida o la atención médica. Ahora, también se enfrentan a la amenaza del coronavirus, cuyas consecuencias pueden ser catastróficas en estos campamentos, donde podrían morir muchas personas si se propaga el virus.

Grecia debe tomar medidas ahora, que todavía está a tiempo, para proteger la salud de toda su población, tengan nacionalidad griega o no, y eso significa trasladar a las personas refugiadas a un lugar seguro. Aunque en los últimos meses las transferencias a Grecia continental de menores no acompañados se han agilizado, aún son miles las personas que necesitan ser reubicadas.

Enviaremos esta petición junto con tu nombre, apellidos y correo electrónico.