Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Afganistán: Una niña de diez años fue violada. Ahora su propia familia quiere matarla

¡Gracias!

Esta acción ha finalizado. Hemos sido 62.328 firmantes

Petición antes del cierre

Brishna es afgana, tiene diez años y ha sido violada. Algunos de sus familiares no quieren ayudarla, quieren matarla. Creen que ha traido la vergüenza a la familia.

Esta acción ha finalizado (1 de diciembre de 2014)

El 25 de octubre, el mulá local acusado de violar a Brishna fue condenado a 20 años de cárcel por violación de una menor en aplicación del artículo 17 (párrafos 2 y 3) de la Ley de Eliminación de la Violencia contra las Mujeres. Es la máxima pena de cárcel permitida en el país.

Según la organización Mujeres por las Mujeres Afganas, la organización que primero se ocupó del caso en Afganistán, Brishna está con su familia y se encuentra bien. La organización sigue de cerca su caso, y también las autoridades y otras organizaciones afganas. Su padre y otros familiares varones han garantizado por escrito que no le harán daño, y si incumplen este compromiso recibirán una sanción penal. En Afganistán, las víctimas de violación también corren peligro de ser víctimas de homicidio por motivos de "honor", pues se considera que han traído la "vergüenza" a su familia y su comunidad por un acto del que han sido víctimas. La familia de Brishna ha decidido sacarla del colegio por la "vergüenza" que la violación les ha acarreado. Gracias a las más de 62.000 personas que han participado.

Petición antes del cierre

Poco después de  ser violada por un ulema local (estudioso del islam), la niña ingresó en un hospital con la ayuda de una organización afgana. En ese momento familiares y miembros de su comunidad amenazaron con matarla. Dos meses después, en una decisión incomprensible, la policía local la sacó de allí y la devolvió a su familia, a pesar de que su vida corría peligro.

Las víctimas de violación corren peligro de ser víctimas de homicidio por motivos de "honor", pues se considera que han traído la "vergüenza" a su familia por un acto del que han sido víctimas. Pero la historia no acaba aquí: la directora de la ONG que la ayudó  también ha recibido amenazas de muerte de la familia de la niña, líderes religiosos y poderosos miembros de su comunidad por proteger a Brishna. Estas amenazas continúan y se teme por su vida.

La discriminación de las mujeres se pone de manifiesto en la ausencia de sanciones. Invocar el honor y la vulneración de las costumbres y la tradición suele aceptarse como defensa en casos de homicidio de mujeres y niñas. En muchos casos estos crímenes ni siquiera llegan a ningún tribunal, ya que se solucionan a través de la decisión de consejos tribales informales.

Tenemos que actuar rápido para conseguir que el gobierno afgano proteja a esta niña. ¡Ayúdanos escribiendo al presidente Ashraf Ghani Ahmadzai!