Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Eritrea

Información extraída de nuestro INFORME 2021/22

Continuaron las detenciones arbitrarias y las desapariciones forzadas de cientos de personas. Las personas reclutadas para el servicio nacional obligatorio eran forzadas a servir durante periodos indefinidos. Eritrea no introdujo un programa de vacunación contra la COVID-19.

Información general

Desde noviembre de 2020, las Fuerzas de Defensa de Eritrea combatieron junto a fuerzas gubernamentales etíopes contra el Frente Popular de Liberación de Tigré en la región de Tigré (Etiopía). Durante el conflicto, miembros de las Fuerzas de Defensa de Eritrea, así como fuerzas de seguridad y milicias etíopes, cometieron violaciones graves de derechos humanos, como violencia sexual contra las mujeres y homicidios extrajudiciales de civiles, que podrían ser constitutivas de crímenes de guerra y crímenes de lesa humanidad (véase el apartado sobre Etiopía).

Detención arbitraria y desapariciones forzadas

Las autoridades eritreas siguieron sometiendo a cientos de personas a detención arbitraria y desaparición forzada. Periodistas, expolíticos y adeptos de religiones no autorizadas continuaron recluidos sin cargos ni acceso a abogados o familiares. Siguió sin conocerse el paradero de 11 políticos y 17 periodistas detenidos y recluidos 20 años atrás por criticar el gobierno del presidente.

Entre las personas objeto de desaparición forzada se hallaban el periodista sueco Dawit Isaak, Berhane Abrehe (exministro de Hacienda que publicó en 2018 un libro en el que criticaba al presidente) y Ciham Ali. La joven, ciudadana eritrea y estadounidense, tenía 15 años en diciembre de 2012 cuando fue detenida en la frontera con Sudán mientras intentaba huir de Eritrea. Poco antes de su detención por las autoridades, su padre, entonces ministro de Información en el gobierno eritreo, se había exiliado.

Trabajo forzoso

El gobierno siguió reclutando estudiantes de enseñanza secundaria para el programa de servicio nacional obligatorio. Las personas reclutadas se veían obligadas a servir durante periodos indefinidos que sobrepasaban el límite legal de 18 meses. Miles de personas continuaban reclutadas de forma obligatoria e indefinida, y en algunos casos llevaban sirviendo 10 años o más.

Derecho a la salud

La respuesta del gobierno a la COVID-19 fue inadecuada, y al terminar el año no se había implantado ningún programa de vacunación.

A continuación puedes ver contenidos relacionados con este país.

Estado de Eritrea
Jefe del Estado y del gobierno: Isaias Afwerki

Noticias

Ver más noticias

Artículos

Análisis, opinión, historias personales y otros

Ver más artículos

Documentos

Ver más documentos