Amnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsAmnesty IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid IconsCovid Icons
Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Camerún

Información extraída de nuestro INFORME 2022/2023

Continuaban las restricciones a la libertad de expresión, de asociación y de reunión. Persistieron las detenciones arbitrarias de decenas de simpatizantes de partidos de la oposición y líderes anglófonos. En las regiones del Noroeste y el Sudoeste, los grupos separatistas cometieron crímenes graves, y las fuerzas armadas, violaciones de derechos humanos. En la región del Extremo Norte continuaron los mortíferos ataques de grupos armados contra poblados. Se obstaculizó el acceso de ayuda humanitaria.

Información general

La violencia armada entre el ejército y grupos separatistas armados siguió causando estragos en las regiones anglófonas del Noroeste y el Sudoeste. Prosiguió el conflicto armado en la región del Extremo Norte con la presencia activa de los grupos armados Boko Haram y Estado Islámico en la Provincia de África Occidental. En mayo, los habitantes de Tourou, en el departamento de Mayo-Tsanaga, celebraron una manifestación en la subprefectura de Mokolo para denunciar la inseguridad y exigir a las autoridades más protección.

Hasta el 30 de noviembre, 385.000 personas habían tenido que desplazarse internamente a causa del conflicto armado en la región del Extremo Norte; y, hasta diciembre, más de 620.000 personas estaban internamente desplazadas a causa de la violencia armada en las regiones del Sudoeste y el Noroeste, y 87.000 estaban refugiadas en Nigeria.

Libertad de expresión, de asociación y de reunión

Hubo amenazas de muerte, hostigamiento e intimidación contra defensores y defensoras de los derechos humanos y activistas de varias organizaciones por denunciar abusos y violaciones de derechos humanos en las dos regiones anglófonas.1 El 22 de abril, cuatro relatores especiales de la ONU —la relatora sobre los defensores y defensoras de los derechos humanos, el relator sobre ejecuciones extrajudiciales, la relatora sobre la libertad de expresión, y el relator sobre la libertad de reunión pacífica y de asociación— escribieron al presidente Paul Biya para expresar preocupación por las reiteradas amenazas de muerte que desde 2015 recibían el presidente y el abogado de Agricultura Orgánica en favor de los Gorilas, ONG que había denunciado abusos cometidos por empresas en la región del Noroeste.

Los días 27, 28 y 30 de junio, la policía dispersó con violencia manifestaciones pacíficas organizadas por personas con discapacidad visual en la capital, Yaundé, según informes del Colectivo de Personas Ciegas y con Minusvalía Visual Indignadas de Camerún y de los medios comunicación. Un total de 27 manifestantes estuvieron recluidos durante varias horas en la comisaría central de Yaundé antes de ser puestos en libertad. A otros los golpearon, los insultaron, los introdujeron en vehículos y los abandonaron en distintos lugares lejos del centro de Yaundé.

El 1 de agosto, Mohamadou Bouba Sarki —presidente de la Confederación de Asociaciones de Jóvenes Solidarios de Camerún— fue arrestado en la ciudad de Garoua, en la región del Norte, por agentes de policía y gendarmes, y permaneció detenido durante una noche. Había tratado de organizar una marcha pacífica para pedir la liberación de varios detenidos.

Detención arbitraria

Mancho Bibixy Tse y Tsi Conrad, que habían encabezado protestas en las regiones anglófonas del Noroeste y el Sudoeste y habían sido arrestados por participar en protestas pacíficas en 2016 y 2017, seguían detenidos arbitrariamente tras haber sido condenados por un tribunal militar de Yaundé a 15 años de prisión después de ser declarados culpables de “actos de terrorismo, secesión, difusión de información falsa y ofensas a organismos y funcionarios públicos”. En 2019 y 2021, el Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria había pedido la liberación de ambos.

Hasta diciembre, al menos 62 miembros y simpatizantes del Movimiento por el Renacimiento de Camerún (MRC) seguían recluidos arbitrariamente en Yaundé y Duala tras haber sido condenados por tribunales militares por tentativa de revolución, rebelión, reunión agravada o participación en la organización de una reunión pública no declarada, todo ello en relación con su activismo o su participación en protestas prohibidas en septiembre de 2020.2 De ellos, Olivier Bibou Nissack (portavoz del líder del MRC Maurice Kamto) y Alain Fogué Tedom (tesorero nacional del MRC) fueron condenados a siete años de prisión, y Dorgelesse Nguessan fue condenada a cinco años por participar en una protesta.

Amadou Vamoulké, exdirector de la emisora pública Cameroon Radio and Television cuya prisión preventiva durante seis años había sido considerada arbitraria por el Grupo de Trabajo de la ONU sobre la Detención Arbitraria, fue condenado el 20 de diciembre a 12 años de prisión, después de más de 130 aplazamientos.

Derechos de las personas detenidas

Un informe del Ministerio de Salud registró casi 15.000 casos notificados de cólera y 298 muertes en varias regiones. La prisión de New Bell, en Duala, se vio afectada por 2 brotes de cólera. En el primero, que comenzó en febrero, fallecieron por la enfermedad al menos 6 reclusos. Uno de ellos, Rodrigue Ndagueho Koufet, que murió el 7 de abril, llevaba detenido arbitrariamente desde septiembre de 2020 por participar en una protesta pacífica. Según medios de comunicación no gubernamentales, el segundo brote, que comenzó en agosto, causó la muerte de al menos 10 presos. La administración penitenciaria llevó a cabo una desinfección y reforzó las medidas de higiene existentes. La delegación regional de salud para la región del Litoral proporcionó vacunas y apoyó la atención médica prestada a los pacientes evacuados a hospitales públicos.

Homicidios ilegítimos

El Ministerio de Defensa reconoció el 7 de junio que el ejército de Camerún había matado a nueve personas al atardecer del 1 de junio en la localidad de Missong, en el departamento de Menchum (región del Noroeste), “en una reacción inapropiada, que no se adecuaba a las circunstancias, y claramente desproporcionada respecto a la negativa de los residentes hostiles a cooperar”.

Derecho a la vida

Regiones del Noroeste y el Sudoeste

Los grupos separatistas cometieron crímenes graves en las regiones del Noroeste y el Sudoeste contra personas, centros médicos y escuelas, que no recibieron protección adecuada de las autoridades. Los días 8 y 11 de febrero, esos grupos quemaron la escuela primaria de Molyko, en Buea, y el centro educativo católico Queen of Rosary, en Mamfe, ambos en la región del Sudoeste.

El 26 de febrero, una enfermera de una ONG médica murió y un hombre y una mujer del personal médico resultaron heridos cuando un grupo separatista disparó a su automóvil en un puesto de control en las afueras de Bamenda, en la región del Noroeste.

El 13 de abril, el gobierno informó sobre el homicidio del delegado regional de la administración penitenciaria del Noroeste y de tres miembros de su equipo en un ataque perpetrado contra su vehículo el 12 de abril.

Según la Oficina de Coordinación de Asuntos Humanitarios de la ONU, 13 estudiantes y 3 docentes fueron secuestrados en cuatro incidentes distintos y liberados previo pago de un rescate. Los días 4 y 6 de abril, dos escuelas de Buea sufrieron ataques incendiarios de unos hombres armados no identificados.

Abusos cometidos por grupos armados

Región del Extremo Norte

Los grupos armados continuaron efectuando mortíferas incursiones en poblados, donde mataban y secuestraban a decenas de civiles. El hospital de Mada, en el departamento de Logone-et-Chari, se vio obligado a cerrar durante varios meses —lo que impidió a miles de personas acceder a servicios de salud— tras sufrir un ataque el 2 de julio que se saldó con la muerte de dos civiles.

Negación de acceso humanitario

El 5 de abril, Médicos Sin Fronteras anunció la suspensión de todas sus actividades médicas en la región del Sudoeste a raíz de que cuatro de sus colaboradores fueran detenidos y recluidos tras ser “investigados por complicidad con el secesionismo, simplemente por cumplir con su deber médico”, según la propia organización. Las operaciones humanitarias se suspendieron del 15 al 21 de mayo en las regiones del Noroeste y el Sudoeste después de que unos grupos separatistas pidieran que se llevaran a cabo confinamientos.

  1. Cameroon: End threats against activists who exposed violations and abuses in Anglophone regions, 7 de julio
  2. Cameroon: More than a hundred detainees from Anglophone regions and opposition party languishing in jail for speaking out, 24 de enero
República de Camerún
Jefe del Estado: Paul Biya
Jefe del gobierno: Joseph Dion Ngute