Saltar al contenido
Actuamos por los derechos humanos en todo el mundo
Buscar

Azerbaiyán

Información extraída de nuestro Informe 2017/18

Las autoridades intensificaron la represión del derecho a la libertad de expresión, sobre todo tras revelaciones de corrupción política a gran escala. Se bloquearon medios informativos independientes y se detuvo a las personas propietarias de ellos. Quienes mantenían una actitud crítica con el gobierno seguían enfrentándose a procesamientos por motivos políticos y a encarcelamientos tras juicios sin garantías. Se detuvo arbitrariamente y se sometió a malos tratos a personas LGBTI. Seguían sin investigarse de forma efectiva muertes bajo custodia ocurridas en circunstancias sospechosas.

En julio, nuevas hostilidades en la región escindida de Nagorno Karabaj causaron la muerte de al menos dos personas civiles de etnia azerbaiyana, una de ellas menor de edad, tras un bombardeo de las fuerzas apoyadas por Armenia.

Azerbaiyán recibió atención internacional tras un informe publicado en septiembre por la red periodística Proyecto de Informes sobre Crimen Organizado y Corrupción en el que se acusaba a los miembros de la élite política del país de montar una trama a escala internacional de blanqueo de capitales. Parte del dinero presuntamente se utilizaba para pagar a políticos europeos por su ayuda para limpiar la reputación de Azerbaiyán en materia de derechos humanos, entre otras cosas. El 11 de octubre, la Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa adoptó dos importantes resoluciones sobre Azerbaiyán tras denunciarse que algunos de sus miembros se habían beneficiado con dicha trama.

El 5 de diciembre, el Comité de Ministros del Consejo de Europa abrió procedimientos de infracción contra Azerbaiyán en virtud del artículo 46.4 del Convenio Europeo de Derechos Humanos por su incumplimiento reiterado de la decisión del Tribunal Europeo de Derechos Humanos de ordenar, en la causa sobre el líder de la oposición Ilgar Mammadov, que permanecía en detención arbitraria desde 2013, que fuera puesto en libertad de inmediato.

La UE y Azerbaiyán entablaron negociaciones sobre un nuevo acuerdo de asociación estratégica para profundizar su relación económica. En octubre, el Banco Europeo de Reconstrucción y Desarrollo aprobó un préstamo de 500 millones de dólares estadounidenses para la construcción de un gasoducto de propiedad estatal, a pesar de que, en marzo de 2017, Azerbaiyán había sido suspendido de la iniciativa para la transparencia en el sector del gas y el petróleo avalada por el Banco Europeo por su represión de la sociedad civil.

Destacadas organizaciones de derechos humanos seguían sin poder reanudar su labor. Las autoridades continuaron utilizando normas restrictivas y procesamientos arbitrarios para cerrar las pocas organizaciones críticas que quedaban.

El 2 de mayo, Aziz Orujev, director del canal independiente de televisión online Kanal 13, fue detenido por un agente de policía que arguyó que se parecía a un fugitivo buscado y estuvo 30 días en detención administrativa por supuesto incumplimiento de órdenes policiales. El día de su liberación se ordenó su detención en espera de juicio por cargos falsos de actividad empresarial ilícita y abuso de poder. El 15 de diciembre, el Tribunal de Delitos Graves de Bakú lo condenó a seis años de prisión.

En agosto, la fiscalía inició una investigación sobre la única agencia de noticias independiente que quedaba en Azerbaiyán, Turan, y detuvo a su director, Mehman Aliyev, por cargos falsos de actividad empresarial ilícita. Gracias a la presión internacional, Mehman Aliyev fue puesto bajo arresto domiciliario el 11 de septiembre. El 2 de noviembre, la fiscalía retiró los cargos contra él y cerró la investigación contra Turan.

Todos los medios de comunicación convencionales seguían en la práctica bajo control gubernamental, mientras que los que eran independientes se enfrentaban a restricciones indebidas; además, se hostigaba a los trabajadores de los medios de comunicación. El acceso a los sitios web de periódicos de la oposición estaba bloqueado.

Radio Azadliq (servicio en azerí de Radio Free Europe/Radio Liberty), Meydan TV y Azerbaycan SAATI continuaron bloqueadas tras declarar la fiscalía que representaban un riesgo para la seguridad nacional. El 12 de mayo, un tribunal de la capital, Bakú, falló a favor de mantener bloqueados los sitios web.

Procesamiento de personas críticas con el gobierno

Las autoridades continuaron deteniendo de forma arbitraria a blogueros y periodistas independientes. Según defensores y defensoras de los derechos humanos de Azerbaiyán, había más de 150 personas en prisión por cargos de motivación política, y su número continuaba creciendo.

El 9 de enero, unos agentes de policía detuvieron al bloguero Mehman Huseynov y lo tuvieron recluido en régimen de incomunicación toda la noche. Denunció que la policía lo había golpeado y le aplicado descargas eléctricas bajo custodia. El 3 de marzo, un tribunal de Bakú lo condenó a dos años de prisión por “difamar” a agentes de policía.

El 12 de enero, Afgan Sadygov, periodista y bloguero del distrito de Jalilabad, fue condenado a dos años y medio de prisión por cargos de vandalismo presentados contra él por escribir sobre la corrupción gubernamental y negarse a retirar sus artículos de Internet.

El 14 de junio, Fikret Faramazoglu, director del sitio web de noticias independiente Journalistic Research Centre, fue condenado a siete años de prisión; además, se le prohibió ejercer el periodismo durante dos años más. Había sido detenido el 30 de junio de 2016, acusado de extorsionar al dueño de un restaurante, cargo que él negó.

Devoluciones

Las autoridades intensificaron la represión de las personas críticas que habían huido del país, muchas de las cuales fueron trasladadas ilegalmente a Azerbaiyán, y hostigaron a sus familias.

El 29 de mayo, Afgan Mukhtarli, periodista de investigación, fue secuestrado en Tiflis, capital de Georgia, y reapareció al día siguiente bajo custodia de la policía de fronteras de Azerbaiyán. Dijo que había sido secuestrado por los servicios de seguridad, que lo habían llevado al otro lado de la frontera y acusado de diversos delitos, incluido el de contrabando. Al terminar el año permanecía recluido y su juicio estaba en curso.

El bloguero ruso-israelí-ucraniano Aleksandr Lapshin, que había publicado información de tono crítico sobre la situación en la región escindida de Nagorno Karabaj, fue detenido en Bielorrusia y extraditado a Azerbaiyán en febrero. En julio, un tribunal de Bakú lo condenó a tres años de prisión por entrar ilegalmente en la región escindida. Quedó en libertad el 11 de septiembre en virtud de un indulto presidencial.

El 22 de septiembre, la policía detuvo en espacios públicos a más de 100 personas lesbianas, gays, bisexuales, transgénero e intersexuales. Algunas quedaron en libertad, pero al menos 48 fueron condenadas a entre 10 y 20 días de detención administrativa . Fueron acusadas de oponer “resistencia a órdenes legítimas de la policía” y declaradas culpables sobre la base de las afirmaciones de la policía, sin que se presentaran otras pruebas. Las vistas judiciales fueron sumarias y no cumplieron las normas internacionales sobre juicios justos. Las personas detenidas dijeron que habían sido golpeadas por la policía y sometidas a otros malos tratos bajo custodia. Todas quedaron en libertad el 2 de octubre.

Los juicios injustos eran práctica habitual, especialmente en los procesamientos por cargos de motivación política, en los que las personas sospechosas normalmente eran detenidas y acusadas sin que tuvieran acceso a un abogado de su elección. La policía continuó utilizando la tortura y otros malos tratos para obtener confesiones forzadas que más tarde utilizaban los jueces como pruebas incriminatorias. Las denuncias de tortura y otros malos tratos no se investigaban de forma efectiva.

El 25 de enero, el Tribunal de Delitos Graves de Bakú condenó a largas penas de prisión a 18 hombres relacionados con la organización chií Movimiento por la Unidad Musulmana de Nardaran. Las actuaciones judiciales no cumplieron con las normas internacionales sobre juicios justos y estuvieron empañadas por numerosas denuncias de tortura. Durante el juicio, los acusados denunciaron haber sido torturados para que firmaran confesiones. Los testigos de cargo también dijeron que habían sido amenazados por la policía para declarar contra los acusados. El tribunal admitió los testimonios forzados y la fiscalía los utilizó durante todo el juicio.

Elgiz Garhaman, activista del movimiento juvenil NIDA, fue condenado a cinco años y medio de prisión por cargos falsos relacionados con drogas, tras un juicio injusto durante el que se le negó el acceso a un abogado de su elección. Había permanecido una semana en régimen de incomunicación tras su detención. Durante el juicio dijo al juez que la policía lo había golpeado, amenazado y humillado para que firmara una confesión. El juez se negó a ordenar que se investigaran sus denuncias, que desestimó por considerarlas infundadas.

El 1 de diciembre, una reforma del Código de Procedimiento Civil y Administrativo dejó excluidos de participar en los procedimientos judiciales a los profesionales no inscritos en el Colegio de Abogados.

Las autoridades se abstuvieron reiteradamente de investigar con prontitud y eficacia muertes bajo custodia de que se tenía noticia.

El 4 de mayo, el Tribunal Europeo de Derechos Humanos resolvió que el gobierno de Azerbaiyán había violado el derecho a la vida de Mahir Mustafayev por no proteger su vida mientras se hallaba bajo custodia y no llevar a cabo una investigación efectiva sobre las circunstancias de su muerte. Mahir Mustafayev había muerto por quemaduras causadas por un incendio en su celda en diciembre de 2006.

El 28 de abril, el activista y bloguero Mehman Qalandarov apareció ahorcado en su celda de la prisión de Kurdakhani. La policía lo había detenido por cargos de drogas por sus publicaciones en Facebook en apoyo de otros dos activistas que habían sido detenidos por haber hecho pintadas de carácter político. Según defensores y defensoras locales de los derechos humanos, fue torturado y enterrado en secreto para ocultar las pruebas. La administración de la prisión anunció su muerte el 29 de abril, y al final del año había una investigación en curso.

República de Azerbaiyán
Jefe del Estado: Ilham Aliyev
Jefe del gobierno: Artur Rasizade
Ver más contenidos