Actuamos por los derechos humanos
en todo el mundo

Buscar

Todos los Estados deben firmar el Acuerdo sobre los Privilegios e Inmunidades de la Corte Penal Internacional antes de que venza el plazo

Londres.- Amnistía Internacional pide a los Estados que aún no han firmado el Acuerdo sobre los Privilegios e Inmunidades de la Corte Penal Internacional que lo hagan antes del 30 de junio de 2004, fecha en que vence el plazo para la firma, como paso previo a su ratificación y aplicación.

 

"El Acuerdo es esencial para que la Corte Penal Internacional (CPI) funcione con eficacia e independencia", ha declarado Amnistía Internacional. "A la vista de los progresos realizados por el fiscal de la CPI en los últimos meses, dirigidos a iniciar las primeras investigaciones, urge cada vez más que el Acuerdo entre en vigor y que todos los Estados lo firmen y ratifiquen."

 

La Asamblea de los Estados Partes adoptaron el Acuerdo en septiembre de 2002. Dado que la CPI es una organización basada en un tratado independiente y no forma parte de las Naciones Unidas, tanto la institución como el personal que en ella trabaja no están amparados por la Convención sobre los Privilegios e Inmunidades de las Naciones Unidas. Por consiguiente, el Acuerdo prevé privilegios e inmunidades para la CPI, su personal y, en cierta medida, para otras personas, como abogados defensores, víctimas y testigos. Sin estos privilegios e inmunidades sería difícil, e incluso imposible, que la CPI funcionase con eficacia e independencia. En concreto, se vería en peligro la capacidad del personal de la CPI, de los investigadores y de los testigos para viajar y transportar pruebas a través y dentro de las fronteras nacionales.

 

Si el Acuerdo se ratifica y aplica de forma generalizada, se estará garantizando al mismo tiempo la protección de los edificios de la CPI, sus comunicaciones, sus archivos y las pruebas que obren en su poder, además de otras cuestiones que son esenciales para que la institución funcione con independencia y eficacia.

 

El fiscal de la CPI anunció recientemente que está adoptando las medidas necesarias para investigar los crímenes de guerra y los crímenes de lesa humanidad cometidos en el contexto del conflicto que se vive el norte de Uganda y cuyas consecuencias han sido el desplazamiento masivo de la población, matanzas arbitrarias, mutilaciones, secuestros y el alistamiento forzoso, fundamentalmente de niños soldado. Por otro lado, el fiscal está realizando un examen preliminar de los crímenes cometidos en la provincia de Ituri, en la República Democrática del Congo, con el fin de decidir si se inicia una investigación completa. Por consiguiente, es esencial que todos los Estados firmen y ratifiquen el Acuerdo antes de que se inicie dicha investigación formal.

 

Cualquier Estado puede firmar y ratificar el Acuerdo, no solamente los Estados Parte en el Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional (Estatuto de Roma). A fecha 16 de marzo de 2004 han firmado el Acuerdo 46 Estados. Amnistía Internacional pide a todos los demás Estados que lo firmen sin dilación para demostrar así su compromiso con la CPI y la justicia internacional y para animar a otros a hacerlo.

 

Aquellos Estados que ya son Parte en el Estatuto de Roma han aceptado el principio enunciado en el artículo 48 del Estatuto según el cual la CPI necesita dicho Acuerdo para funcionar con eficacia. De hecho, el Acuerdo se aprobó por consenso en la Asamblea de los Estados Partes bajo la premisa de que todos los Estados Partes lo ratificarían y aplicarían. Por lo tanto, es especialmente urgente que los otros 47 Estados Partes en el Estatuto de Roma lo firmen lo antes posible y adopten las medidas necesarias para ratificarlo y aplicarlo.

 

Información general

 

El Estatuto de Roma de la Corte Penal Internacional se aprobó el 17 de julio de 1998 y entró en vigor el 11 de abril de 2002. En él se prevé la creación de una Corte Penal Internacional con competencias en materia de genocidio, crímenes de lesa humanidad y crímenes de guerra. En el año 2003 se eligió al primer grupo de jueces y al primer fiscal la Corte y es muy probable que la primera investigación formal comience en un futuro próximo.